Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Mujer

Mujer,palabra inmensa

(Redactó: Yusmaly Hernández)

Ni los muchos rigores de la guerra pudieron impedir que la mujer cubana fuera protagonista de la Historia de su Patria.

Desde la primera contienda bélica, junto a los hombres del 68 , peleó y prestó múltiples servicios, después que Céspedes dio el grito de ¡Viva Cuba libre!, en el ingenio La Demajagua.

Ese día ondeó en el batey una bandera, símbolo de los ideales revolucionarios, diseñada y cosida por las manos de una inmensa mujer.

Candelaria Acosta (Cambula), novia de Céspedes y de extraordinarias dotes fue la encargada de confeccionar la prenda que más tarde, se cubriría de gloria en los campos de batalla.

Precisamente la bandera que se enarboló en Yara fue confeccionada por mujeres esclavas, la misma que entró en Barrancas un 15 de octubre y en Bayamo tres días después con la escolta de Céspedes.

Manuela Cansino Sarduy y sus hermanas Micaela y Mercedes lucharon por la independencia de Cuba, durante la Guerra de los 10 Años.

En 1872 salieron del campamento mambí e instalaron en la Sierra Maestra una escuelita para enseñar a los hijos de los soldados del Ejército Libertador.

Manuela, además de maestra, fue poetisa y en sus versos reflejó el amor por la Patria.

Para Juana de la Torre igualmente constituyó un deber luchar por la libertad, por eso se alzó en armas en octubre de 1868, cuando prestó toda la ayuda posible al alzamiento de La Demajagua.

También Brígida Saldívar fue ejemplo de entereza, junto a Vicente García, su esposo, marchó a la manigua, donde brindó apoyo material y moral a la causa cubana. Fue excelente enfermera y cocinera de las fuerzas tuneras.

Angelina López Laffita, también tuvo su cuota en la primera contienda bélica en Cuba.

Al iniciar la campaña por las serranías de Imías y Sabanalamar, suministró alimentos, medicamentos y valiosas informaciones confidenciales del movimiento de tropas españolas por la región, lo que costó su vida.

A esa lista de heroínas se une Victoriana Nogueras, quien fundó hospitalitos, trasladó correspondencia secreta al mando mambí en Santiago de Cuba, y militó en las tres guerras por la independencia.

Para Caridad Pérez Pino la guerra No fue aventura, de ella dijo: “nadie calcula una guerra...lo costosa que es de sufrimiento”.

Allí perdió a su esposo y a sus tres hijos, pero aun así se mantuvo en la retaguardia mambisa hasta el final de sus días.


Artículos anteriores


-Miriam Makeba: la voz de África
-España, Plaza fuerte para el ballet cubano

-Una mujer en el Jardín
-Concretando sueños

-Un recuerdo agradecido para Leonor Pérez

-Soluciones que benefician a la economia nacional
-Importante cicatrizante de uso veterinario
-
Loyola y Tania al servicio de la guerrilla boliviana
-
Mañas que hicieron posible el uso de la Medicina Natural
-De la Ciénaga de Zapata, sus mujeres
-
¿Oficios inusuales?
-Las Marianas


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana