Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Mujer

Un recuerdo agradecido para Leonor Pérez

Por Iraida Calzadilla

 

El 19 de junio de 1907 dejó de existir en la capital cubana Leonor Pérez Cabrera, la amantísima madre de nuestro Héroe Nacional. 

A 94 años de su desaparición física, dedicamos un recuerdo agradecido a la mujer que engendró al más preclaro de los cubanos y junto al esposo, Mariano Martí, supo guiar al niño José Julián por senderos de honestidad, de decoro, de dignidad. 

 

En Tenerife, en el archipiélago canario, nació Leonor Pérez, el 17 de diciembre de 1828. A Cuba llegaron ambos, Mariano, procedente de Valencia, España; Leonor, desde las también llamadas Islas Afortunadas, a crear con infinito amor un hogar donde, además del primogénito José Julián, nacieron varias hijas.

 

José Martí dedicó a su madre sus primeras inspiraciones poéticas. Ella sentía por su primogénito un sentimiento muy especial. 

Como casi adolescente José Martí manifestó sus ideas contrarias al régimen colonial español, sufrió cautiverio en las

 

Canteras de San Lázaro. Desde entonces, y hasta su muerte en Dos Ríos, el dolor y el orgullo acompañaron a su madre, la canaria Leonor Pérez.

 

Aquellas huellas de grilletes y cadenas pesaban demasiado en su corazón de madre, y quiso calmarlas enviándole con el padre al hijo prisionero unas

 

almohadillas para alejar la piel del hierro lacerante. Luego vino el exilio, pero nuestro Héroe Nacional jamás se descuidó de su madre y hermanas: hasta el humilde hogar llegaban algunos recursos para el sostenimiento familiar y cartas salidas de su corazón de patriota.

 

Hombre de gran sensibilidad, José Martí temía vivir el doloroso momento de la pérdida física de su querida progenitora. 

Según señaló en una oportunidad, sólo se muere en verdad cuando falta la madre. El cayó primero. Tuvo fuerzas doña Leonor Pérez para soportar la ausencia total del hijo tan amado y que tanto la amó y le proporcionó momentos inolvidables. 

 

En mil 1887, Pepe, como le llamaban en familia, y Leonor, se reencontraron en Nueva York. Fueron meses de infinita alegría y

 

oportunidad deseada para el hijo de celebrarle a la madre añorada su cumpleaños 49 con una sencilla tertulia entre cubanos. El 19 de junio de 1907, Leonor Pérez dejó de existir. Para ella, nuestro recuerdo agradecido, para siempre. 

 

 


Artículos anteriores


-Soluciones que benefician a la economia nacional
-Importante cicatrizante de uso veterinario
-
Loyola y Tania al servicio de la guerrilla boliviana
-
Mañas que hicieron posible el uso de la Medicina Natural

-
Alumbramiento de un nuevo clarificador 
-
Batalla contra el cólera porcino

-
De la Ciénaga de Zapata, sus mujeres

-
¿Oficios inusuales?

-Las Marianas


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana