Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Historia Reseñas

El día que se cantó por primera vez el himno de la patria.

(Por Marilys Suárez Moreno)

En 1980 se instituyó oficialmente el 20 de octubre como Día de la Cultura Cubana.

En esa fecha, en 1868, el pueblo entonó por primera vez el Himno Nacional.

Fue en la asediada ciudad de Bayamo, recién rendida a los insurrectos y declarada capital de la República en Armas.

Recorrían sus calles Céspedes, Perucho Figueredo y su hija Candelaria de abanderada, seguidos por los demás jefes revolucionarios y el pueblo enardecido, que sólo dejaba de tararear la marcha guerrera que interpretaba la orquesta del maestro Manuel Muñoz Cedeño, para irrumpir en vivas a Cuba.

Los historiadores dicen que el pueblo pidió a Perucho, la letra de la marcha guerrera, y él, montado en su caballo, escribió sus estrofas.

Catorce meses después de creada la melodía de nuestro himno es que se incluye en ella la letra.

Los hechos ocurrieron así.

Corría el 13 de agosto de 1867.Las tres figuras principales encargadas de alentar la conspiración para la guerra de independencia, se habían reunido en el bufete del abogado Pedro Figueredo.

Por su actividad, habilidad y prestigio, se le encomendó a Francisco Vicente Aguilera, Francisco Maceo Osorio y Perucho Figueredo, del Comité Revolucionario de Oriente, preparar el levantamiento armado.

Tomada la decisión de que fuera en octubre el despertar bélico, Osorio le manifestó a Perucho: Ahora te toca a ti, que eres músico, componer nuestra marsellesa.

De esta manera surgió la música que movería a los hombres al combate, reflejo de los afanes y desvelos de un pueblo heroico.

El patriota bayamés Perucho Figueredo se tomó el tiempo preciso para cumplir el compromiso.

La orquestación de La Bayamesa, el Himno Nacional Cubano, corrió por cuenta del maestro Manuel Muñoz, director de la orquesta de Bayamo.

En la marcha se había llevado el espíritu de libertad y la arrogancia de romper obstáculos impedidores de su triunfo, así como la disposición de morir por la patria.

La Bayamesa expresaba el espíritu de la independencia en su inspirada música y poesía patriótica.

Canto pleno a la insurrección libertadora y la abolición de la esclavitud, el Himno Nacional constituye una sentida manifestación artística de la conciencia cubana; de la sangre y sacrificio de un pueblo que nunca dejó de luchar por su libertad e independencia.

Artículos anteriores


-La única Revolución
-Hogar de todos los cubanos
-Amor y admiración por Venezuela
-La República que soñó Martí

-Rumbo a la Quebrada del Yuro

-Dolores y la lucha por la independencia

-Fabio, el muchacho del Copacabana

-Una organización por la paz y contra la guerra
-Octubre en la memoria histórica de Cuba
-
Herida abierta sobre Cuba
-La bandera siempre en alto
-
La Cuba en que nació Antonio Maceo
-
Mentiras antes de la batalla
-
Aldea aborigen de Chorro de Maíta: realidad palpable
-
En el apóstol se encuentra la raíz de la nacionalidad cubana
-
Los tabacos de la Agencia Central de Inteligencia
-
Mariana Grajales, madre mayor de Cuba
-
El Capitolio: Un emporio en La Habana
-
Cuidado con octubre y sus huracanes
-Un abrazo que se pospuso por siglo y medio
-El coloso habanero
-Martí diplomático
-Norteamérica daba informes confidenciales a Weyler
-Los curiosos cañones mambises


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana