Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Historia Reseñas

Manuel Sanguily, ejemplo de cubanía

(Redactó: Juan Emilio Fríguls).

Aunque su nombre NO está olvidado, está lejos del recuerdo que merece. Manuel Sanguily, nacido en La Habana en 1848 y fallecido en 1925, dedicó toda su vida a la defensa de la patria.

Sanguily se opuso a la dominación militar yanqui, la imposición de la Enmienda Platt, el chantaje de las bases carboneras en la bahía de Guantánamo, la segunda intervención estadounidense y la sumisión a Washington en las primeras décadas de la Pseudo-República.

Antes, en su juventud, participó con su machete redentor en cincuenta combates durante la guerra del sesenta y ocho, y en la vida civil, como Canciller, defendió con vigor la soberanía nacional.

Con su pluma de vigorosa cubanía, escribió libros y artículos en una veintena de periódicos, y con su oratoria alertó sobre la peligrosidad que representaba para Cuba el vecino prepotente y peligroso, mostrando la aguda visión de otros grandes hombres nacidos en la isla.

EL ARMA DE DOBLE FILO DEL ANEXIONISMO

Manuel Sanguily NO tuvo una pausa en su larga existencia, en su prédica por alertar al pueblo de Cuba sobre los peligros del anexionismo y una Enmienda Platt que, en esencia, encarnaba el deseo yanqui de hacer de la Isla una colonia.

En el Congreso, en la cátedra, en el bufete, Sanguily NO se cesó de llamar la atención sobre la maniobra norteamericana de adquirir el mayor área de tierra cubana, en el esfuerzo por debilitar la economía nacional como premisa para dominar al país.

En estos días de batalla de ideas, cuando nuestro pueblo está inmerso en la lucha contra las nuevas medidas del gobierno de Estados Unidos, la vida y obra de Manuel Sanguily nos sirven de guía y estímulo.

El nos enseña, al igual que otros próceres, que las patrañas, ofensas, agresiones y amenazas NO podrán quebrar el espíritu de libertad de un pueblo y una Revolución que siguen en pie de lucha.


Artículos anteriores


-Hogar de todos los cubanos
-Amor y admiración por Venezuela

-La República que soñó Martí

-Rumbo a la Quebrada del Yuro

-Dolores y la lucha por la independencia

-Fabio, el muchacho del Copacabana
-Cuba está orgullosa de los Hermanos
Saíz
-Una organización por la paz y contra la guerra
-El origen de la palabra yanqui
-Hombres que trascendieron a sus épocas
-La Revolución del 95
-El Mayor General José Martí
-La del 95, una guerra esencialmente popular
-Homicidio de la verdad
-Varela: pudo ser militar, pero prefirió el sacerdocio 
-
El último sacrificio de Camilo
-Octubre en la memoria histórica de Cuba
-
Herida abierta sobre Cuba
-La bandera siempre en alto
-
La Cuba en que nació Antonio Maceo
-
Mentiras antes de la batalla
-
Aldea aborigen de Chorro de Maíta: realidad palpable

-
En el apóstol se encuentra la raíz de la nacionalidad cubana
-
Los tabacos de la Agencia Central de Inteligencia

-
Mariana Grajales, madre mayor de Cuba
-
El Capitolio: Un emporio en La Habana

-
Cuidado con octubre y sus huracanes
-Un abrazo que se pospuso por siglo y medio
-El coloso habanero
-
Martí diplomático
-Norteamérica daba informes confidenciales a Weyler
-
Los curiosos cañones mambises
-Anticonceptivos, desde tiempos remotos
-Valeriano Weyler y su pretendida batalla final
-Transfusión sanguínea: ¿fue siempre igual?
-El primer automóvil que circuló en La Habana
-La Sala del Trono del Museo de La Habana
-La ciudadanía cubana del Che
-
Historia antigua de Varadero
-Los varios intentos para asesinar a Mella
-A Cien años del Tratado de París
-Breve historia de la casa cubana

Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana