Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Club-DX
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Historia Reseñas

Varela: pudo ser militar, pero prefirió el sacerdocio 

Por María Elena Balán

Su abuelo materno y su padre fueron oficiales del Regimiento de Infantería Fijo de La Habana, de ahí que esa tradición militar casi trazara el futuro de Félix Varela y Morales.

 

Nacido el 20 de noviembre de 1788, cuando en Cuba comenzaba a originarse una profunda remoción de la sociedad criolla, Varela quedó huérfano de madre muy pequeñito. Luego falleció su papá y quedó con la familia materna.

 

Por mucho empeño que puso su abuelo en que siguiera la carrera de las armas, Félix Varela defendió su vocación y su deseo de ingresar en el Real y Conciliar Colegio Seminario de San Carlos y San Ambrosio de La Habana, en el cual matriculó en 1801.

 

Se destacó como  alumno prominente y asumió con interés las reformas filosóficas y docentes proclamadas por el Padre José Agustín Caballero y el Obispo Espada.    

 

Influencia del obispo Espada en Varela

 

El futuro sacerdote Félix Varela comenzó a estudiar en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio en la etapa en que el Obispo Espada inició la ilustrada reforma en los estudios que se impartían en esa institución.

 

Ya a los 18 años, Varela concluyó los estudios de bachillerato en artes y recibió la autorización para recibir la primera tonsura, es decir, el corte de un poco de cabello en la parte superior de la cabeza que se les hacía a los aspirantes a sacerdotes.

 

Ese acto estuvo a cargo del propio Obispo Espada, su protector. Varela estudió las teorías científicas más avanzadas de su época. Para él se podía llegar a la verdad con independencia de la revelación, o sea, a través de la razón, de la investigación. Consideraba en su justa medida la necesidad de romper con la estrechez dogmática en el campo de la ciencia y de la enseñanza.

                

Rompió con la escolástica

 

Cuando aún le faltaba poco más de once meses para tener la edad canónica requerida, a Félix Varela le fue conferido el presbiterado por el Obispo Espada, quien decidió poner la cátedra de filosofía del Seminario San Carlos en manos de aquel joven, para romper con la escolástica.

 

Varela estaba consciente de la necesidad de transformar los estudios en Cuba, a partir de las ciencias modernas y los preceptos de la Ilustración. Creó su propio método para impartir las clases, a partir de la aplicación de la razón y la experiencia. No leía, sino hablaba, no en latín –como era tradicional- sino en castellano, alentando a sus alumnos a que intervinieran en las clases.

 

En enero de 1821, el filósofo Félix Varela al abordar el tema de la Constitución española, recién aprobada, convirtió su disertación en el primer texto de política impartido en Cuba.

 

Fugitivo del absolutismo

 

Cuando la Constitución española fue pisoteada y el absolutismo volvió a reinar, muchos diputados progresistas como Félix Varela, tuvieron que marchar al exilio.

 

El presbítero cubano se radicó en Estados Unidos, donde encontró discípulos y amigos. Se reafirmó en Varela la convicción de que la única vía para resolver el problema de Cuba era la independencia.

 

Quienes le rodeaban veían en él a la figura idónea para estar al frente de aquel movimiento. Su salud se quebrantó por el clima frío, pero no fue un freno para su actividad independentista. Fundó allí el periódico El Habanero, cuyos ejemplares fueron distribuidos en la capital cubana.

 

El colonialismo español lo consideró una figura peligrosa y planeó su asesinato. El 25 de febrero de 1853, murió Varela en Estados Unidos. En Cuba había nacido José Martí, continuador de su obra.


Artículos anteriores


-El último sacrificio de Camilo
-Octubre en la memoria histórica de Cuba
-
Herida abierta sobre Cuba
-La bandera siempre en alto
-
La Cuba en que nació Antonio Maceo
-
Mentiras antes de la batalla
-
Aldea aborigen de Chorro de Maíta: realidad palpable

-
En el apóstol se encuentra la raíz de la nacionalidad cubana
-
Los tabacos de la Agencia Central de Inteligencia

-
Mariana Grajales, madre mayor de Cuba
-
El Capitolio: Un emporio en La Habana

-
Cuidado con octubre y sus huracanes
-Un abrazo que se pospuso por siglo y medio
-El coloso habanero
-
Martí diplomático
-Norteamérica daba informes confidenciales a Weyler
-
Los curiosos cañones mambises
-Anticonceptivos, desde tiempos remotos
-Valeriano Weyler y su pretendida batalla final
-Transfusión sanguínea: ¿fue siempre igual?
-El primer automóvil que circuló en La Habana
-La Sala del Trono del Museo de La Habana
-La ciudadanía cubana del Che
-
Historia antigua de Varadero
-Los varios intentos para asesinar a Mella
-A Cien años del Tratado de París
-Breve historia de la casa cubana
-De las leyendas en torno al traslado de una antigua villa cubana: -Remedios, una pelea contra los demonios
-El valle de los ingenios
-Sucesos del 13 de marzo de 1957. Los estudiantes pusieron en jaque a Batista.
-Guerra Hispano-cubano-americana: de cuando la prensa amarilla se volvió roja
-Guerra del 98: la cara oculta de una resolución
-Apocalipsis de la Reconcentración.


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana