Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Historia Reseñas
Cuidado con octubre y sus huracanes

Octubre '99

Olas en el Malecón de La Habana tras el paso de IreneOctubre es un mes importante en la historia cubana. Es el mes de Camilo Cienfuegos y Che Guevara; se recuerda la crisis de 1962, la llegada de los españoles a nuestras costas y, entre otros muchos sucesos, unos cuantos huracanes que hacen de sus días marcas que se desea pasar rápido en el calendario.

Según los datos históricos, desde 1800 a la fecha Cuba ha sufrido el azote directo de 37 huracanes en octubre, cifra muy superior a los 24 reportados en septiembre, el segundo mes de mayor peligrosidad dentro de la temporada ciclónica, que se extiende en esta región del primero de junio al 30 de noviembre.

Pero lo más llamativo es que la casi totalidad de los ciclones tropicales intensos sufridos por Cuba en ese período ocurrieron también en octubre, de ahí su bien ganada fama como mes de grandes huracanes.

Categoría vientos sostenidos máximos
1 118-153 kms/hora
2 154-177 kms/hora
3 178-209 kms/hora
4 210-250 kms/hora
5 Más de 250 kms/hora

En primer lugar, los especialistas mencionan el terrible huracán que cruzó sobre La Habana entre el 10 y el 11 de octubre de 1846.

Conocido con el nombre de Tormenta de San Francisco de Borjas, este virulento ciclón alcanzó categoría 5, la máxima en la escala Saffir Simpson que mide la intensidad de los meteoros, pues sus vientos máximos sostenidos debieron superar los 250 kilómetros por hora.

A su paso por la capital cubana se registró un valor mínimo de presión atmosférica de 916 hectopascales, el más bajo reportado en Cuba. Tanta era su potencia que los vientos con fuerza de huracán se sintieron hasta las inmediaciones de la actual provincia de Camagüey, a unos 500 kilómetros al este de La Habana.

Otro caso notable fue el del huracán del 19 de octubre de 1924, cuyo centro pasó por el extremo más occidental de Pinar del Río. Este parece haber sido también de categoría 5 en la escala Saffir Simpson, pero al atravesar por una zona muy despoblada no se pudieron recopilar datos confiables. Y no se puede olvidar el   huracán del 18 de octubre de 1944, el último organismo tropical de gran intensidad que azotó a la Isla.

Procedente del sur del mar Caribe occidental, este devastador huracán castigó con toda su fuerza a la ciudad de La Habana y produjo en la estación de Casablanca, sede actual del Instituto de Meteorología, vientos en rachas de hasta 262 kilómetros por hora, aunque se calcula que en el poblado de Cabañas, por donde el ciclón salió al mar, las rachas de vientos alcanzaron velocidades de 300 kilómetros por hora.

El oriente del país, especialmente, recuerda el ciclón Flora (categoría 3), que si bien por la fuerza de sus vientos no se considera de gran intensidad, su lento y errático movimiento (dio vuelta atrás y causó mayor devastación e inundaciones desastrosas) por las provincias orientales entre el 4 y el 8 de octubre de 1963 produjo torrenciales lluvias con acumulados superiores a los 1 500 milímetros en algunos puntos.

El Flora provocó la muerte de unas 1 200 personas y es considerado la segunda mayor catástrofe natural registrada en Cuba, después de las tres mil víctimas dejadas por la marea de tormenta del huracán del 9 de noviembre de 1932 en el poblado camagüeyano de Santa Cruz del Sur (categoría 5).

La mayoría de los ciclones de octubre se forman en el mar Caribe occidental, al sur de Cuba, y tienden a moverse en trayectorias próximas al norte, de ahí que casi siempre constituyan una amenaza para el occidente y centro del archipiélago cubano.

Como dato curioso, está el hecho de que desde principios de los años '60 la actividad ciclónica disminuyó de manera notable en octubre, y sobre todo en la zona del Caribe, y los pocos que han surgido allí clasificaron dentro del rango de pequeña o mediana intensidad, con vientos entre 118 y 177 kilómetros por hora.

Solo el Mitch -causante de la peor catástrofe natural sufrida por centroamérica-, en octubre de 1998, llegó a tener categoría 5 con vientos máximos sostenidos de 285 kilómetros por hora y una presión mínima de 905 hectopascales, para revivir así la vieja fama ciclónica del décimo mes del año. Sin embargo, no afectó a Cuba pese a sus varias amenazas.

Ahora, octubre ha traído a Irene (categoría1), que no tenía gran fuerza pero sí traía en su compañía un enorme cúmulo de agua. Tanto, que en el centro del país los acumulados de lluvia, en pocas horas, llegaron a estar en diferentes puntos entre 200, 300 y 400 milímetros. Esta vez, el país recibió a la visitante preparado, y los daños fueron menores gracias a la experiencia ganada, la solidaridad y la rápida reacción de las autoridades, que no dejaron ningún cabo suelto.


Artículos anteriores


-Un abrazo que se pospuso por siglo y medio
-El coloso habanero
-
Martí diplomático
-Norteamérica daba informes confidenciales a Weyler
-
Los curiosos cañones mambises
-Anticonceptivos, desde tiempos remotos
-Valeriano Weyler y su pretendida batalla final
-Transfusión sanguínea: ¿fue siempre igual?
-El primer automóvil que circuló en La Habana
-La Sala del Trono del Museo de La Habana
-La ciudadanía cubana del Che
-
Historia antigua de Varadero
-Los varios intentos para asesinar a Mella
-A Cien años del Tratado de París
-Breve historia de la casa cubana
-De las leyendas en torno al traslado de una antigua villa cubana: Remedios, una pelea contra los demonios
-El valle de los ingenios
-Sucesos del 13 de marzo de 1957. Los estudiantes pusieron en jaque a Batista.
-Guerra Hispano-cubano-americana: de cuando la prensa amarilla se volvió roja
-Guerra del 98: la cara oculta de una resolución
-Apocalipsis de la Reconcentración.


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana