Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Historia Reseñas
Martí diplomático

Por Pedro Pablo Rodríguez/ Agosto '99

Esta es la faceta de la personalidad del mayor de los cubanos abordada por Rolando González Patricio en su libro titulado "La diplomacia del delegado", impreso por la Editora Política.

A través de cinco capítulos, y en poco más de doscientas páginas, el autor nos convence de que Martí desarrolló una hábil estrategia diplomática entre 1892 y 1895, durante aquellos años en que fue electo sucesivamente Delegado del Partido Revolucionario Cubano, del que fue fundador.

Novedoso enfoque el de este libro acerca de la acción política martiana, revelador de que el Maestro no fue sólo -como se había entendido hasta el momento- un político sagaz preocupado por las circunstancias internacionales de finales del pasado siglo, sino que fue, además, un consciente estratega ejecutor de una acción diplomática para alcanzar sus propósitos liberadores para Cuba y el resto de América Latina.

El libro comienza por analizar los criterios y las acciones de Martí a propósito de la primera Conferencia Panamericana efectuada entre 1889 y 1890, y de la Conferencia Monetaria de las repúblicas de América, reunida un año después y en la que fue representante de Uruguay.

Pero el centro del estudio examina cómo se proyecto Martí en la arena internacional al frente del Partido Revolucionario Cubano, para impulsar las condiciones más favorables a la independencia antillana.

Así, uno de los capítulos del libro se refiere a cómo él afrontó a gobiernos del Viejo Mundo como España, Francia e Inglaterra, con el objetivo de impedir el apoyo a Madrid por parte de las potencias europeas, a las que asignaba un lugar destacado para contrapesar la creciente influencia de los Estados Unidos en el continente americano.

Sin dudas que el propósito esencial de la obra política de Martí -como él mismo escribió- fue impedir la expansión de EE.UU. hacia Latinoamérica.

Para ello no sólo denunció a través de la prensa las acciones expansivas y solapadas del poderoso vecino, sino que también ejecutó una cuidadosa línea de acción para evitar las reacciones del gobierno norteño contra los patriotas cubanos.

En "La diplomacia del delegado" también se explica la labor martiana para ganar el apoyo de los gobiernos de América Latina, y se analizan las ideas que fundamentarían la política exterior de la república concebida por él: contribuir al equilibrio del mundo impidiendo la expansión imperialista de EE.UU., mantener como contrapeso la presencia diversa de las potencias europeas y apoyar la acción unida latinoamericana.


Artículos anteriores


-Norteamérica daba informes confidenciales a Weyler
-
Los curiosos cañones mambises
-Anticonceptivos, desde tiempos remotos
-Valeriano Weyler y su pretendida batalla final
-Transfusión sanguínea: ¿fue siempre igual?
-El primer automóvil que circuló en La Habana
-La Sala del Trono del Museo de La Habana
-La ciudadanía cubana del Che
-
Historia antigua de Varadero
-Los varios intentos para asesinar a Mella
-A Cien años del Tratado de París
-Breve historia de la casa cubana
-De las leyendas en torno al traslado de una antigua villa cubana: Remedios, una pelea contra los demonios
-El valle de los ingenios
-Sucesos del 13 de marzo de 1957. Los estudiantes pusieron en jaque a Batista.
-Guerra Hispano-cubano-americana: de cuando la prensa amarilla se volvió roja
-Guerra del 98: la cara oculta de una resolución
-Apocalipsis de la Reconcentración.


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana