Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Historia Reseñas
Norteamérica daba informes confidenciales a Weyler

Por María Elena Balán/ Agosto '99

Cuando en agosto de 1896 fueron encarcelados los miembros de la Junta Revolucionaria de La Habana, Antonio Maceo nombró al frente de esa organización a su agente Perfecto Lacoste.

El destacado revolucionario aceptó el nombramiento, pero alertó en una carta a Tomás Estrada Palma, residente en Estados Unidos, sobre los informes confidenciales que Norteamérica facilitaba al representante de la corona española en la isla Valeriano Weyler.

"Creo un deber poner en su conocimiento que la disposición de Weyler prohibiendo la zafra obedeció a que de Nueva York se le mandó una lista de los dueños de ingenios que pagaron, para que se les permitiera moler. Cómo se consiguió la lista, lo ignoro". Lacoste solicitaba el más absoluto silencio sobre las actividades revolucionarias.

En medio de todos los inconvenientes que acarreaba a sus planes el encarcelamiento de los miembros de la Junta Revolucionaria de La Habana, el general Antonio Maceo esperaba en los últimos días de agosto del 96 el arribo de una expedición desde los Estados Unidos.

La ansiedad del jefe mambí crecía por día, pero él desconocía que el gobierno norteamericano, encabezado por Cleveland, había desatado una constante persecución contra los independentistas cubanos y sus simpatizantes.

La presidencia estadounidense estaba resuelta a no tolerar auxilios de ningún tipo a los insurrectos de la isla; sin embargo, ofrecía facilidades a España, incluida la entrega de datos confidenciales.

Al jefe de la expedición, Joaquín Castillo Duany, no le resultaría fácil poner proa a Cuba.

Duany, quien debía partir al frente de la expedición con pertrechos bélicos para Maceo, le escribió a Estrada Palma, delegado del Partido Revolucionario Cubano (fundado por José Martí) en Nueva York:

"Qué diremos de Mr. Cleveland. He pasado una semana que ni en el infierno la hubiera pasado peor; tengo el espíritu angustiado, pero sólo me queda la satisfacción al decir que hemos hecho lo humanamente posible".

Le explicó, además, cómo el barco Tres Amigos fue registrado por autoridades norteamericanas, y aunque nada más hallaron carbón y provisiones, le montaron vigilancia para que no zarpara.

Castillo Duany escribía: "qué vergüenza para un pueblo libre", haciendo alusión a la democracia y la libertad que preconizaba Norteamérica.

El fracaso de la expedición era evidente. Panchito Gómez Toro, hijo de Máximo Gómez, lo hizo saber así a su madre en una carta fechada en Jacksonville el 25 de agosto de 1896:

"Hoy hace 10 días que estamos en esta ciudad, esperando el resultado de las combinaciones de Estrada Palma. De tanto tropiezo me siento ya desanimado y desesperado. El doctor Joaquín Castillo Duany ha ido a Nueva York y no volverá hasta dentro de una semana".

Sin embargo, tanto empeño pusieron los patriotas cubanos, y muy especialmente Duany, con una tenacidad formidable, que las dificultades quedaron resueltas y el Tres Amigos, burlando la vigilancia yanqui, zarpó hacia Cuba.


Artículos anteriores


-Los curiosos cañones mambises
-Anticonceptivos, desde tiempos remotos
-Valeriano Weyler y su pretendida batalla final
-Transfusión sanguínea: ¿fue siempre igual?
-El primer automóvil que circuló en La Habana
-La Sala del Trono del Museo de La Habana
-La ciudadanía cubana del Che
-
Historia antigua de Varadero
-Los varios intentos para asesinar a Mella
-A Cien años del Tratado de París
-Breve historia de la casa cubana
-De las leyendas en torno al traslado de una antigua villa cubana: Remedios, una pelea contra los demonios
-El valle de los ingenios
-Sucesos del 13 de marzo de 1957. Los estudiantes pusieron en jaque a Batista.
-Guerra Hispano-cubano-americana: de cuando la prensa amarilla se volvió roja
-Guerra del 98: la cara oculta de una resolución
-Apocalipsis de la Reconcentración.


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana