Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Historia Reseñas
El primer automóvil que circuló en La Habana

Cuando parecía que a 1898 no le quedaban ya más novedades que ofrecer a los cubanos, un día de diciembre amanecieron los habaneros sobresaltados por el andar ruidoso del primer automóvil.

Aquel vehículo con motor de bencina, capaz de recorrer apenas unos 10 km. por hora, de apariencia endeble y bastante inseguro, llegaba para hacerle la competencia al coche de caballos, poner a las autoridades a pensar acerca de nuevas regulaciones del tránsito y forzar al mejoramiento de los caminos aún polvorientos de la capital cubana.

Mucho se habló del automóvil desde que hizo su aparición en el Prado habanero, con una grey de curiosos a ambos lados para quienes aquello era tanto como ver al escurridizo cometa Halley. Y su presencia suscitó también muchas bromas que fueron recogidas en las páginas de los diarios de la época.

El propietario del Parisienne -tal era la marca de aquel automóvil- era José Muñoz, representante en Cuba de la agencia que en Francia los manufacturaba. Lo había adquirido en unos mil pesos, aunque consideraba que era buena inversión porque serviría de muestra para la promoción de las ventajas del vehículo.

Aquella máquina de hierros, palancas y correas no pasaría de ser lo que hoy llamaríamos un "cacharrito", pero conmocionó a los habaneros al punto de que apenas seis meses después llegó el segundo automóvil. Era un Rochet-Schneider adquirido en Lyon; su dueño, el farmacéutico Ernesto Sarrá, pagó por él nada menos que 4 mil pesos, y se preciaba de sus ventajas: ocho caballos de fuerza y una velocidad máxima de 30 km./h.

Con su auto, el doctor recorría la distancia entre La Habana y la localidad de Güines en sólo hora y media.

Un tercer auto arribó a la capital cubana para prestar servicio a la fábrica de cigarrillos H de Cabañas y Carvajal, que lo usó para repartir mercancías.

A partir del 3 de septiembre de 1899 circuló también el primer triciclo-automóvil, de bencina e importado de Italia. Varios automóviles más se hicieron ver pronto en las calles de la esta ciudad. En orden siguieron dos vehículos importados de Nueva York, los primeros de procedencia estadounidense.

Después, el señor Francisco Astudillo compró el primer vehículo eléctrico; un cochecito ligero, elegante, no contaminaba el ambiente y recorría hasta 12 millas por hora. Llegaron, además, otro Rochet-Schneider, un Panhard Levasor y algunos White, de gasolina, traídos de Cleveland por Silvestre Scovel, representante en Cuba de una fábrica de máquinas de cocer.

Casi aparejada con la introducción del automóvil en Cuba, surgieron los servicentros o garajes. El pionero de ellos fue el de la calle Zulueta # 28. Tampoco tardaron en irrumpir las carreras de autos, y en 1903 surgió el Automóvil Club de La Habana, que casi de inmediato organizó las primeras lides.

Cinco pilotos de la aristocracia se situaron al volante, cada uno acompañado por una dama. Ganó Dámaso Laine, el único que iba solo. Dos años después se celebraron  las segundas carreras, ya entonces con la participación de corredores extranjeros.


Artículos anteriores


-La Sala del Trono del Museo de La Habana
-La ciudadanía cubana del Che
-
Historia antigua de Varadero
-Los varios intentos para asesinar a Mella
-A Cien años del Tratado de París
-Breve historia de la casa cubana
-De las leyendas en torno al traslado de una antigua villa cubana: Remedios, una pelea contra los demonios
-El valle de los ingenios
-Sucesos del 13 de marzo de 1957. Los estudiantes pusieron en jaque a Batista.
-Guerra Hispano-cubano-americana: de cuando la prensa amarilla se volvió roja
-Guerra del 98: la cara oculta de una resolución
-Apocalipsis de la Reconcentración.


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana