Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial

El valor de un hombre

Por Iván Becerra

Cuando todavía no era conocido como Alejandro, aprendió a ser el preceptor de sí mismo. Entre estudios, deportes, exploración y escalamiento de montañas había consolidado una ética del alma en los bosques de Mayarí. A esa altura ya le parecían inconcebibles el abuso, la injusticia y la humillación. Así creció, con todos los destellos del futuro en las pupilas.

Mientras la luz se filtraba por las ventanas de la escuela, en los claros atardeceres habaneros, imaginaba otros lugares del mundo y de la historia. Sus amigos de la infancia, cuyo recuerdo lo acompañaría para siempre, se desplazaban en la memoria descalzos y necesitados.

Con ellos lo había compartido todo: desde las primeras aventuras de la niñez hasta comer maíz seco y tostado en los humildes barracones de los inmigrantes haitianos. Mientras tanto, el cuerpo y el espíritu se le robustecían de músculos y proyectos.

Alejandro aprendió que un sentimiento noble y desinteresado no vale nada sin una idea justa y correcta en qué apoyarse. Era a la sazón, ya con 20 años, un devoto y profundo admirador de José Martí y de las luchas independentistas.

Al encontrarse con el Manifiesto Comunista comenzó a entender el por qué de los fenómenos sociales y políticos. No todo lo adverso del mundo, como decían los jesuítas, es sólo consecuencia de la maldad, la inmoralidad o la perversidad de los hombres.

Junto con el Manifiesto y otros textos se dio cuenta de que existen factores ajenos a la moral o la actitud individual. Y entonces, entendió más la sociedad. De su pecho surgió una fuente de solidaridad humana que nunca se ha extinguido, que fluye hacia montañas, páramos y océanos. A partir de ese instante ha librado un combate de más de medio siglo en nombre de quienes carecen de un pedazo de pan en el mundo.

Alejandro tomó una espada y se enfrentó a la injusticia. Sufrió hambre, presidio, sed e intemperie. Desafió a los poderosos con su verbo encendido aún detrás de las bayonetas. Revivió el sentido de dignidad nacional y lo entregó a su pueblo.

Los humildes del planeta lo llevan en el corazón, desde el Amazonas hasta las Antípodas. Desde Africa hasta los barrios pobres de Nueva York. A fuerza de entregarse devino compañero, hermano, padre de todos los días, en la felicidad y la tristeza, en las victorias y los reveses, en los éxitos y los errores. Satisface verlo como siempre.

Nos alegramos cada mañana de que exista. Nos felicitamos por acompañarlo en sus proyectos, realizaciones y marchas, con la misma espada en alto, escalando una montaña, infatigable, hoy, cuando en su cumpleaños 76 nos sigue advirtiendo que siempre es el momento de luchar.


Artículos anteriores


-Cheney con su tenue rostro iraquí
-Asuntos de democracia
-Menos nosotros, los mejores
-Casada con la guerra
-Una agresión silenciosa
-Traficantes y personas amparados por Ley asesina
-Un acuerdo de imprevisible aplicación
-Las garras del Imperio amenazan a Colombia

-¿La paz en el Levante será una utopía?

-Afganistán y los paradigmas de la unipolaridad
-Una trampa para Arafat
-A más de un decenio
-
Pies sobre el pantano

-Comprensión y solidaridad

-
Tragedia para meditar
-
El racismo al banquillo
-Entre Fidel y Chávez, el gozo de la grandeza
-
Los cuervos duermen bien
-
Una batalla desigual
-
Fidel, de nuevo en un país del Sur
-
El ALCA: ni tan libre, ni tan fácil

-
Los engendros del imperio del mal
-
Nuevas negociaciones y viejos obstáculos en el Medio Oriente
-Un encuentro Cumbre de la amistad cubano-rusa
-Otro rasero de Washington para los sionistas
-El gran circo de las elecciones en Estados Unidos
-
Derechos humanos en los Estados Unidos: ¿Ley marcial en pequeña escala?

-Elecciones en Estados Unidos: la imagen se desmorona pulgada a pulgada
-
Armas ligeras: la gran plaga
-Siglo nuevo, saldo viejo
-Los desplazados del Norte
-Un año de desastres
-Guerra contra Yugoslavia: los extraños vencedores
-El siglo de los desplazados
-El otro gran negocio
-
¿Por qué Yugoslavia y no Turquía?
-Mirando a fondo tras las bombas
-La Batalla por el Este de Europa
-Cuba en la avanzada educacional
-Mirando a fondo: ficciones a término de siglo
-Nuevas medidas de Estados Unidos: una acción con fines subversivos
-Cuba por dentro: en beneficio de todos

-
Ante una nueva maniobra yanki...Cuba no acepta limosnas
-Cubanos en el MIDEM Latino: Los oídos sordos de Miami
-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana