Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial

Menos nosotros, los mejores

Por Néstor Núñez

¿Reacción inesperada? ¿Posición inusitada? Tal vez algún iluso se haya tragado la historia de apego a la justicia y de equidad internacional que se canta a veces en Washington. Si se revisa, tan sólo superficialmente la trayectoria de la Casa Blanca, los sueños se desvanecen rápidamente.

Por eso no pocos apenas se alarmaron cuando George  W. Bush dijo que su país no aceptaría la creación de un Tribunal Penal Internacional, si no se establecía inmunidad previa a los ciudadanos norteamericanos.

De manera que la nueva entidad mundial, creada entre otras cosas para juzgar genocidios, torturas y toda suerte de desmanes a escala planetaria, tendrá jurisdicción sobre cualquier persona, menos los que lleven en su bolsillo pasaportes del imperio. Como se verá, el asunto no es de crímenes, sino de nacionalidad.

No han sido pocas las discusiones, análisis y conferencias destinadas a materializar un Tribunal Penal Internacional encargado de juzgar a criminales de guerra y contumaces violadores de los derechos humanos.

En julio de 1998 se aprobó en Roma la estructuración de ese Tribunal. Más de 170 países tuvieron que ver con su diseño y constitución.

Poco a poco se preparó un texto que estipula acciones contra brutalidades en los conflictos armados y atrocidades de lesa humanidad, aunque no fue posible definir claramente las sanciones encaminadas a atajar el narcotráfico, el terrorismo o el bloqueo contra pueblos y naciones enteras.

No obstante Washington se negó a firmar el protocolo fundacional de la Corte, por la que no tiene la más mínima simpatía.

Es evidente que en materia de posibles sanciones a sus ciudadanos involucrados en crímenes de lesa humanidad, Washington no está dispuesto a ceder un ápice.

El asunto es que el Consejo de Seguridad de la ONU puede suspender juicios internacionales de forma indefinida, y se sabe que Estados Unidos es de sus privilegiados miembros con derecho al veto.

Sin embargo, esa prerrogativa no basta al imperio. Si ha de haber justicia internacional, debe ser para los demás.

La bravata es tal, que la Casa Blanca comunicó a Naciones Unidas que no participará en las denominadas "operaciones de paz" si no se complacen sus exigencias. Nada, que los norteamericanos desean quedar exentos de castigo si masacran, vejan, violan y torturan. ¡Cosas de este mundo unipolar!

 


Artículos anteriores


-Casada con la guerra
-Una agresión silenciosa
-Traficantes y personas amparados por Ley asesina
-Un acuerdo de imprevisible aplicación
-Las garras del Imperio amenazan a Colombia

-¿La paz en el Levante será una utopía?

-Afganistán y los paradigmas de la unipolaridad
-Una trampa para Arafat
-A más de un decenio
-
Pies sobre el pantano

-Comprensión y solidaridad

-
Tragedia para meditar
-
El racismo al banquillo
-Entre Fidel y Chávez, el gozo de la grandeza
-
Los cuervos duermen bien
-
Una batalla desigual
-
Fidel, de nuevo en un país del Sur
-
El ALCA: ni tan libre, ni tan fácil

-
Los engendros del imperio del mal
-
Nuevas negociaciones y viejos obstáculos en el Medio Oriente
-Un encuentro Cumbre de la amistad cubano-rusa
-Otro rasero de Washington para los sionistas
-El gran circo de las elecciones en Estados Unidos
-
Derechos humanos en los Estados Unidos: ¿Ley marcial en pequeña escala?

-Elecciones en Estados Unidos: la imagen se desmorona pulgada a pulgada
-
Armas ligeras: la gran plaga
-Siglo nuevo, saldo viejo
-Los desplazados del Norte
-Un año de desastres
-Guerra contra Yugoslavia: los extraños vencedores
-El siglo de los desplazados
-El otro gran negocio
-
¿Por qué Yugoslavia y no Turquía?
-Mirando a fondo tras las bombas
-La Batalla por el Este de Europa
-Cuba en la avanzada educacional
-Mirando a fondo: ficciones a término de siglo
-Nuevas medidas de Estados Unidos: una acción con fines subversivos
-Cuba por dentro: en beneficio de todos

-
Ante una nueva maniobra yanki...Cuba no acepta limosnas
-Cubanos en el MIDEM Latino: Los oídos sordos de Miami
-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana