Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Club-DX
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial

Una agresión silenciosa

Por Iván Becerra

Carl Ford, subsecretario de Estado para Asuntos de Inteligencia, se sumó recientemente a la lista de funcionarios estadounidenses que, sin pruebas ni argumentos, afirman que en Cuba existe "un proceso de investigación y desarrollo" de armas biológicas.

Esa acusación no sólo es una infamia, sino también un insulto a este pueblo. Científicos de la antigua Unión Soviética que investigaron hace años plagas en los cultivos, refirieron que nuestro país es el que más ataques biológicos ha recibido en la época contemporánea.

Así lo expresa el Fiscal General, Juan Escalona Reguera, en el libro Secretos de Generales, del colega Luis Báez. A lo largo de decenios, los cubanos hemos sufrido una guerra silenciosa enfilada contra el ser humano, la flora y la fauna. Roya de la caña, Moho azul del tabaco, Broca del café, Thrips Palmy Karny, Ácaro del arroz, Fiebre porcina africana y Dengue hemorrágico son algunos ejemplos.

Las plagas y enfermedades que han afectado durante decenios a Cuba, de manera súbita, fueron introducidas desde el exterior, como ha sido probado con el decursar del tiempo.

La eficiencia del sistema cubano de salud, tanto humana como animal y vegetal, conjuró cada episodio, en medio del bloqueo, con grandes esfuerzos y la erogación de cuantiosos recursos.

Lo que molesta de verdad a los halcones de Washington es el desarrollo de las ciencias en Cuba, y la vigencia de acuerdos de transferencia de tecnología o negociaciones con catorce países, incluidos Gran Bretaña, Bélgica, Holanda, España y Alemania.

Con instituciones norteamericanas existen intercambios sobre la vacuna antimeningocóccica cubana y eventuales ensayos clínicos del antídoto E-F-G contra cáncer pulmonar. Cuba, específicamente su comunidad científica, trabajan por la vida, aunque le desagrade al equipo gobernante en Estados Unidos.

 


Artículos anteriores


-Traficantes y personas amparados por Ley asesina
-Un acuerdo de imprevisible aplicación
-Las garras del Imperio amenazan a Colombia

-¿La paz en el Levante será una utopía?

-Afganistán y los paradigmas de la unipolaridad
-Una trampa para Arafat
-A más de un decenio
-
Pies sobre el pantano

-Comprensión y solidaridad

-
Tragedia para meditar
-
El racismo al banquillo
-Entre Fidel y Chávez, el gozo de la grandeza
-
Los cuervos duermen bien
-
Una batalla desigual
-
Fidel, de nuevo en un país del Sur
-
El ALCA: ni tan libre, ni tan fácil

-
Los engendros del imperio del mal
-
Nuevas negociaciones y viejos obstáculos en el Medio Oriente
-Un encuentro Cumbre de la amistad cubano-rusa
-Otro rasero de Washington para los sionistas
-El gran circo de las elecciones en Estados Unidos
-
Derechos humanos en los Estados Unidos: ¿Ley marcial en pequeña escala?

-Elecciones en Estados Unidos: la imagen se desmorona pulgada a pulgada
-
Armas ligeras: la gran plaga
-Siglo nuevo, saldo viejo
-Los desplazados del Norte
-Un año de desastres
-Guerra contra Yugoslavia: los extraños vencedores
-El siglo de los desplazados
-El otro gran negocio
-
¿Por qué Yugoslavia y no Turquía?
-Mirando a fondo tras las bombas
-La Batalla por el Este de Europa
-Cuba en la avanzada educacional
-Mirando a fondo: ficciones a término de siglo
-Nuevas medidas de Estados Unidos: una acción con fines subversivos
-Cuba por dentro: en beneficio de todos

-
Ante una nueva maniobra yanki...Cuba no acepta limosnas
-Cubanos en el MIDEM Latino: Los oídos sordos de Miami
-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana