Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Club-DX
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial

¿La paz en el Levante será una utopía?

Por Yusmaly Hernández

La instauración del Estado de Israel en 1948 para compensar al pueblo judío del Holocausto nazi solucionó parte del problema, pero creó al más encarnizado de los conflictos.

En las últimas semanas, el contencioso israelo-palestino sigue estando a la orden del día, como hace más de medio siglo. Las perspectivas para el 2002 son nefastas, pues no existen señales de que el premier israelí, Ariel Sharon, abandone la obsesión de deshacerse de Yasser Arafat ni del embrión de su futuro Estado, la Autoridad Nacional Palestina.

Por su parte, Washington, una vez que consiguió el apoyo árabe para arremeter contra Afganistán, dio un paso atrás y volvió a colocarse junto a Israel.

De nada sirvieron los esfuerzos de Arafat para satisfacer las demandas de ambas naciones aliadas, con el cierre de 40 sedes de movimientos de Resistencia y el arresto de más de doscientos de sus líderes.

En las últimas semanas, Israel ultimó a jefes de HAMAS, ocupó ciudades palestinas y bombardeó objetivos en zonas autónomas, entre ellos el campo de refugiados de Rafah, donde se destruyeron medio centenar de inmuebles.

También fueron agredidas las oficinas de la Autoridad Nacional Palestina en Ramallah, donde aún permanece confinado Yasser Arafat.

En ese contexto, el ejército ultraderechista dinamitó la principal emisora palestina y confiscó sus equipos.Además, formuló acusaciones contra Siria e Irán por su supuesta implicación en ataques extremistas del grupo HEZBOLÁ, lo que empeora el caldeado panorama levantino.

Pero lo que puso la tapa al pomo fue el reciente asesinato de Elie Hobeika, ex premier y otrora jefe las milicias Fuerzas Libanesas, quien murió en un atentado dinamitero en el que parece estar la mano del Servicio Secreto israelí, para silenciar a un peligroso testigo de la masacre de Sabra y Shatila.

El ex líder falangista, Hobeika, se proponía esclarecer en Bruselas la culpabilidad de Sharon en el asesinato de 400 palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatila.

El diario israelí ¨Maariv¨ ofreció un dato curioso y poco conocido del ejército de Tel Aviv, sobre la corrupción que invade a esa máquina de matar, lo que corrobora que cuarenta oficiales sean sospechosos de ostentar falsos títulos universitarios en su afán de ser mejor remunerados.

Por su parte, el presidente George W. Bush declaró el pasado jueves una campaña contra lo que autodenominó el mundo subterráneo del terrorismo, en clara alusión a HAMAS y la Yihad Islámica.

Prestando oídos sordos a esa mascarada sobre la realidad palestina, representantes de la ONU, Troika Europea, Liga Árabe, Rusia y la Cancillería israelí se reúnen en Nueva York, para retomar el diálogo de paz en el Levante.

Paradójicamente a los esfuerzos para lograr la paz en el Medio Oriente, los F-16 y los helicópteros Apache apuntan a Yasser Arafat, para hacerle sofocar la nueva Intifada y desarmar a la resistencia palestina como condición para volver a una supuesta mesa de negociaciones.

Pero lo que muchos ignoran es que el levantamiento palestino no es una simple rebelión, sino una legítima lucha por redimir los derechos robados.

Poco importa a los palestinos la paz si tienen que renunciar a un Estado independiente, al regreso de sus hermanos exiliados a la nación.

Para que todo termine y las aguas vuelvan a ser mansas en esa tierra peleada por árabes y judíos, Israel tendrá que poner fin a su obsoleta colonización y dejar a un lado motivaciones geopolíticas, religiosas y simbólicas que impiden salir a flote a la paz levantina.


Artículos anteriores


-Afganistán y los paradigmas de la unipolaridad
-Una trampa para Arafat
-A más de un decenio
-
Pies sobre el pantano

-Comprensión y solidaridad

-
Tragedia para meditar
-
El racismo al banquillo
-Entre Fidel y Chávez, el gozo de la grandeza
-
Los cuervos duermen bien
-
Una batalla desigual
-
Fidel, de nuevo en un país del Sur
-
El ALCA: ni tan libre, ni tan fácil

-
Los engendros del imperio del mal
-
Nuevas negociaciones y viejos obstáculos en el Medio Oriente
-Un encuentro Cumbre de la amistad cubano-rusa
-Otro rasero de Washington para los sionistas
-El gran circo de las elecciones en Estados Unidos
-
Derechos humanos en los Estados Unidos: ¿Ley marcial en pequeña escala?

-Elecciones en Estados Unidos: la imagen se desmorona pulgada a pulgada
-
Armas ligeras: la gran plaga
-Siglo nuevo, saldo viejo
-Los desplazados del Norte
-Un año de desastres
-Guerra contra Yugoslavia: los extraños vencedores
-El siglo de los desplazados
-El otro gran negocio
-
¿Por qué Yugoslavia y no Turquía?
-Mirando a fondo tras las bombas
-La Batalla por el Este de Europa
-Cuba en la avanzada educacional
-Mirando a fondo: ficciones a término de siglo
-Nuevas medidas de Estados Unidos: una acción con fines subversivos
-Cuba por dentro: en beneficio de todos

-
Ante una nueva maniobra yanki...Cuba no acepta limosnas
-Cubanos en el MIDEM Latino: Los oídos sordos de Miami
-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana