Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial

Cruzada imperial

(Redactó: Pedro Arturo Pérez).

La fuerza militar actuó en las relaciones internacionales, como opción casi única de los Imperios para imponer su hegemonía, propiciando el establecimiento de bases militares en el extranjero, que permitían avanzar el poderío bélico, acercar los objetivos de ataque y alejar las amenazas.

Hoy, finalizada la guerra fría la administración Bush ha ideado una supuesta cruzada contra el terrorismo que no solo afianza sus antiguos enclaves militares, sino que propicia la implantación de otros nuevos en un área llamada: “Arco de inestabilidad”.

Esa zona estratégica se extiende desde la región andina en nuestro hemisferio, atraviesa el norte de África y continúa por el Medio Oriente hasta llegar a Filipinas e Indonesia en el Pacífico, coincidentemente con la ruta del petróleo.

Es difícil conocer con exactitud la cantidad de bases militares que tienen los Estados Unidos en el extranjero; no obstante, cifras oficiales del departamento de Estado de ese país aseguran que este año llegaron a 737, catalogadas como principales, medianas y pequeñas.

Aunque parezca una vasta red de bases inexplicablemente el informe no incluye sus instalaciones en Irak, Afganistán, Honduras, Uzbekistán, Kirgistán, Qatar y Kosovo. No se incluye tampoco en esa lista a los enclaves militares de nuevo tipo, como son los sitios operativos avanzados y las instalaciones de seguridad cooperativas, que constituyen soporte para el despliegue militar y toda una artimaña para enmascararse ante la opinión pública.

Además, en territorio norteamericano hay más de 6 mil bases militares, y desde luego, ninguna extranjera.

La administración Bush en su despliegue bélico deja ver a las claras los intereses que persigue, no es casual que los enclaves militares norteamericanos en el extranjero estén en las áreas ricas en recursos geoestratégicos.

El petróleo, el agua y la biodiversidad son la causa por la que el imperio intenta repartirse el mundo a través de su influencia militar. Las reservas de petróleo del territorio de los Estados Unidos solo alcanzan para once años de explotación.

Sus depósitos de aguas subterráneas están profundamente deprimidos, mientras, en Latinoamérica se encuentra la mayor biodiversidad del mundo, motivo suficiente para irrumpir con el uso de disímiles pretextos, en esos países ultrajando sus soberanías, infiltrando un arma mortífera: la trans-culturización .


Artículos anteriores


-Las promesas económicas del plan Bus
-La anexión de Cuba, un viejo anhelo de los Estados Unidos
-El gran enemigo de todos los pueblos

-Con África en el corazón

-Bush, sus hijos políticos y el 20 de mayo
-Tropiezos de la propaganda contra Cuba

-Bush y las remesas y viajes a Cuba

-Dos rostros disímiles
-Una alquimia letal, democracia y terror
-Obsesión fatal del gran gendarme del mundo
-Anémicas e indefinidas elecciones en Estados Unidos
-Raíces de la soberanía
-¿Habrá guerra antiterrorista contra Posada y Bosch?
-
Escollo para la opción bélica
-Reflexiones del lunes: heroísmo palestino

-El intento de regir al mundo con métodos nazis
-Del discurso de Bush en la ONU


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana