Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial

Las promesas económicas del plan Bush

(Comentó: Nubia Piqueras)

Al estilo de los grandes mafiosos o de los gobiernos republicanos, que a principios y mediados del siglo pasado desangraron a Cuba, el Plan Bush ahora pretende decirnos cómo debemos planificar el presupuesto nacional para que la economía florezca.

Y es que este macabro informe parte del supuesto de que la economía cubana está en ruinas, y que su reconstrucción es posible a partir de la manutención financiera del gobierno norteamericano.

Sin embargo, la primera sorpresa estriba en que no existe ni un solo planteamiento al respecto, por el contrario se plantea que el peso de la reconstrucción económica de Cuba no debe recaer completamente sobre los hombros de Estados Unidos.

Para ello sugieren otras fuentes de posible contribución como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

La falta de originalidad del Plan Bush no solo se expresa en su redacción, sino también en el enfoque que sugiere para lograr la reconstrucción económica de Cuba.

Las recetas sugeridas en este acápite resultan una copia mecánica de los planes de ajustes neoliberales que fracasaron en América Latina y otras partes del mundo.

Todo por supuesto en el escenario de un gobierno de transición, al estilo iraquí, que convertiría a la economía de la Isla en una especie de sucursal de La Florida.

Y como era de esperar, lo más importante en opinión de los redactores de este Plan, no es desarrollar nuevas capacidades productivas, exportaciones o actividades de alto ingreso y rentabilidad para el país, sino que la pieza clave de la reconstrucción económica es la devolución de las propiedades a los batistianos explotadores.

Ratificando lo expuesto en la Ley Helms-Burton, el Plan Bush reconoce como reclamantes a los estadounidenses que tuvieron propiedades en Cuba, así como a los antiguos propietarios cubanos que adquirieron después la nacionalidad estadounidense, incluso los residentes en nuestro país.

Aún cuando este informe hace malabares para evadir la palabra desalojo, por cuanto plantea que si la propiedad reclamada está ocupada, el reclamante no podrá expulsar al ocupante por un tiempo determinado; lo cierto es que una vez transcurrido el período, 85% de los actuales cubanos propietarios de viviendas, quedarían en la calle.

Sin lugar a dudas, esta es la llave que abre las puertas de la supuesta y macabra reconstrucción económica en Cuba.


Artículos anteriores


-La anexión de Cuba, un viejo anhelo de los Estados Unidos
-El gran enemigo de todos los pueblos

-Con África en el corazón

-Bush, sus hijos políticos y el 20 de mayo
-Tropiezos de la propaganda contra Cuba

-Bush y las remesas y viajes a Cuba

-Dos rostros disímiles
-Una alquimia letal, democracia y terror
-Obsesión fatal del gran gendarme del mundo
-Anémicas e indefinidas elecciones en Estados Unidos
-Raíces de la soberanía
-¿Habrá guerra antiterrorista contra Posada y Bosch?
-
Escollo para la opción bélica
-Reflexiones del lunes: heroísmo palestino

-El intento de regir al mundo con métodos nazis
-Del discurso de Bush en la ONU
-Casi un año después
-Johannesburgo: momento de concreciones

-Un ejemplo que no pudo arrastrar el río

-El bloqueo a Cuba y su próximo capítulo en Washington
-La justificada amargura de Ileana
-El valor de un hombre

-Cheney con su tenue rostro iraquí

-Asuntos de democracia
-Menos nosotros, los mejores
-Casada con la guerra
-Una agresión silenciosa
-Traficantes y personas amparados por Ley asesina
-Un acuerdo de imprevisible aplicación
-Las garras del Imperio amenazan a Colombia

-¿La paz en el Levante será una utopía?

-Afganistán y los paradigmas de la unipolaridad
-Una trampa para Arafat


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana