Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Hacia homepage E n f o q u e s

Las mujeres y el derecho al voto

Por Matilde Salas Servando

Ahora que estamos en pleno período eleccionario, es bueno hacer algunas reflexiones acerca de este proceso, el primero que se hace en el tercer milenio, sobre la labor y realidad de las mujeres dentro de la sociedad actual.

Uno de los principales logros de las féminas en el Siglo XX recién concluido, es el derecho al sufragio, o lo que es igual, la posibilidad de poder pensar y determinar a quien le otorga su voto, o en quien deposita su confianza para que gobierne en la comunidad donde reside.

Para muchos, desde épocas que felizmente ya van quedando atrás, las mujeres sólo eran seres de ideas cortas y cabellos largos, incapaces de distinguir entre lo bueno, lo conveniente, lo sano, o lo que puede beneficiar.

Por todo esto, es que llegado el momento, las mujeres empezaron a reflexionar y a partir de ahí a luchar por sus derechos.

Según un informe de la División de Estadísticas de las Naciones Unidas, publicado en la revista CORREO, Cuba fue uno de los primeros países de América en que las mujeres fueron algo más que madres o amas de casa.

En 1934, se ganaron el derecho al voto después de grandes luchas y múltiples campañas y en América sólo le anteceden las de Estados Unidos y Uruguay. A partir de ahí lograron tal posibilidad las dominicanas en el 42, y tres años después las de Guatemala y Belice.

En el 47 se otorgó el derecho al sufragio a las féminas de Argentina, Venezuela y México y una década más tarde a las colombianas y las hondureñas.

Canadá, concedió el derecho al voto a las mujeres hace sólo tres décadas y en 1978 lo obtuvieron las ecuatorianas.

En el Primer Congreso Nacional de Mujeres celebrado en 1926 en La Habana, las asistentes al cónclave pidieron con insistencia el derecho de las mujeres al sufragio, lo que se logró ocho años más tarde.

En el proceso de nominación de candidatos a delegados que recién terminó en Cuba, un gran número de mujeres fueron propuestas para ocupar cargos.

Datos curiosos indican que la primera jefa de estado elegida por sufragio universal en Europa fue Vigdis Finnbogadottir, en 1930.

También en Inglaterra, poco antes, tres mujeres ocupaban escaños como legisladoras en la Cámara de los Comunes; cinco habían sido electas como diputadas en Suecia; otras once formaban parte del Parlamento en Dinamarca y en Finlandia diecinueve eran diputadas.

 

 




To top
Copyright 1998
- 2003
Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana