Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

a Cultura Deportes en Cuba

Galería actual

 

Cientos de títulos mundiales y olímpicos, varios de sus atletas y equipos en las respectivas élites mundiales, un prestigio creciente en la arena internacional y un masivo movimiento popular en torno a varias disciplinas ilustran el desarrollo deportivo alcanzado en los últimos años por Cuba, una isla de 11 millones de habitantes en la que el deporte es pasión y práctica diaria.

Hechos más que ilustrativos son, en 1998, el primer lugar en la Liga Mundial de Voleibol Masculino, primero femenino y tercero masculino en el mundial de esa disciplina (Copa Paul Libaud), el primero en el Campeonato Mundial de Béisbol Amateur celebrado en Italia, primero en los Juegos Centroamericanos y del Caribe,  y el tercero en los Juegos de Buena Voluntad de New York, en julio, con 8 medallas de oro, 5 de plata y 4 de bronce, por detrás de Estados Unidos y Rusia.

Antes del triunfo de la Revolución, existieron sin dudas grandes atletas pero no un movimiento deportivo organizado y pujante como el actual. Quienes lucharon y triunfaron lo hicieron casi siempre en supremo esfuerzo contra el desinterés oficial y adversidades como la falta de apoyo, el racismo, la pobreza o la desidia:

Ramón FonstRamón Fonst, primer latinoamericano ganador de medallas en Juegos Olímpicos, diestro y sensacional en todas las armas, con cinco preseas doradas, una de plata y otra de bronce en los juegos de París-1900 y San Luis 1904. Estuvo activo hasta los IV Juegos Centrocaribeños de Panamá-1938, cuando fue el más veterano.

José Raúl CapablancaJosé Raúl Capablanca, jugador asombroso desde su primer atisbo de genio, a los 4 años. Tomó el cetro a Emmanuel Lasker en 1921, cuando éste último llevaba 27 años en la cima. Entre 1916 y 1924 estuvo invicto en juego con lo más selecto de la élite mundial. Su único revés en matches fue en 1927 contra Alexander Aliejin, quien le ganó la corona y nunca le dio la oportunidad de revancha al cubano, aquejado por alta presión arterial que lo llevó a la muerte. De él diría otro grande, el yugoslavo Gligoric: "Capablanca sabe, los demás ensayamos".

"El boxeo soy yo", decía Eligio Sardiñas (Kid Chocolate), Kid Chocolateuna de las grandes figuras del boxeo en todos los tiempos. Como amateur nunca perdió en Cuba. En Estados Unidos conquistó las fajas mundiales de ligero-junior (1931) y bantam (gallo), en 1932. Según los historiadores, su mayor orgullo era bajar del ring sin un despeine y presuntamente fresco, como si nada hubiese sucedido. Tuvo a otro seguidor poco después de su ocaso, Kid Gavilán, ganador también de una faja mundial.

Martín DihigoEl béisbol era un deporte de gran popularidad en Cuba. Hubo muchos peloteros brillantes, pero quizás el mayor de todos fue Martín Dihigo, considerado el mejor jugador cubano de todos los tiempos. Incluido en los salones de la fama de Cooperstown (EE:UU), México y Cuba. Se vio impedido de brillar en las Grandes Ligas del béisbol estadounidense por la barrera racial vigente hasta 1946. Hábil en todas las posiciones, recio bateador y efectivo pitcher, tanto que en la temporada local de 1935 fue a la vez mejor bateador y serpentinero, además de jugador más valioso.

Un ascenso vertiginoso

A poco del triunfo de la Revolución, el 23 de febrero de 1961, fue creado el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, INDER, que dio al deporte la base material y el apoyo requeridos para su desarrollo. En 1962, se eliminó el deporte rentado, en 1965 surgió la industria deportiva y desde entonces se han edificado cientos de instalaciones deportivas a lo largo del país. Surgieron además escuelas especiales de deporte en varios niveles escolares e institutos superiores que gradúan a profesores en las distintas disciplinas; a la vez, el país cuenta con un alto desarrollo en la medicina deportiva.

De 15 mil deportistas en 1959, cuando la isla tenía sólo 951 instalaciones deportivas, en la actualidad practican alguna disciplina medio millón de cubanos, gratuitamente (más de 11 mil instalaciones  actualmente).

La política de la Revolución dio frutos casi inmediatos, que se pueden detallar por competiciones:

Juegos Centroamericanos y del Caribe:

El despegue irreversible ocurrió en la edición de 1970, al conquistar Cuba el primer lugar en 16 de las 21 disciplinas del calendario: 184 medallas, de ellas 83 de oro. En 1974, abrumadora ventaja cubana sobre sus rivales, con una cosecha de 101 medallas de oro. Medellín-1978 fue escenario
Mireya Luis, varios años puntal del equipo de voleibolde la continuidad del reinado y el ascenso cubanos: 182 medallas (120 doradas). En La Habana-1982, fueron 282 preseas (173 de oro). Ya en 1986 la isla había consolidado su estrategia deportiva, por lo que en las siguientes ediciones ha enviado a las citas delegaciones que incluyen equipos de segundo nivel. En los juegos de ese último año, los cubanos obtuvieron 299 medallas (174 de oro); en México-1990, 322 (180 de oro), y en Ponce-93, 364 (227). En 1998, Maracaibo (Venezuela),
Cuba ganó los XVIII Juegos Centroamericanos y del Caribe con un total de 334 medallas: 191 de oro, 74 de plata y 69 de bronce. El más cercano rival de los cubanos fue México (61-84-67), mientras Venezuela quedaba en tercera con 56, 68, 67.

Juegos Panamericanos:

En estos juegos, la actuación cubana, entre los años 1951 y 67, fue poco notable. En 1967, en Winnipeg, Canadá, Cuba llegó a la cuarta plaza. Ya en Cali-71 (Colombia), la isla alcanzó el segundo puesto, tras Estados Unidos. Tal posición se ha mantenido desde entonces, con excepción de los juegos de La Habana-1991, cuando los cubanos ganaron 140 medallas de oro y quedaron por encima de la delegación estadounidense, que obtuvo 130.

Juegos Olímpicos:

En París-1990 y San Luis-1904, Ramón Fonst dio a Cuba cinco oros, una plata y un bronce: una excepción de la regla.  En años posteriores, Cuba conoció sólo de seis premios, todos de plata. Hasta 68 años más tarde, en 1972, en los juegos de Munich, la isla no volvió a ganar un oro  en estas competiciones. En esa ocasión, fueron tres boxeadores (OrlandoTeófilo Stevenson en uno de sus famosos Knock outs Martínez, 54 kg; Emilio Correa, 67 kg, y Teófilo Stevenson, más de 81 kg) quienes abrieron a la pequeña isla una promisoria cadena de actuaciones olímpicas.

Vino luego Montreal-76, con 13 medallas (6 oros, 4 platas y y tres bronces). Moscú-80 representó el salto definitivo de Cuba en el movimiento olímpico: con 20 medallas (8 de oro, 7 de plata y cinco bronces), la isla quedó en cuarto lugar, protagonizando todo una hazaña. Razones de solidaridad con la URSS y el Campo Socialista Europeo, así como con la República Popular Democrática de Corea, hicieron que Cuba no estuviera en las ediciones de Los Angeles-84 y Seúl-88. Pero Cuba volvió a la carga en Barcelona-92, con quinto lugar entre 172 naciones (31 medallas: 14 oros, 6 platas y 11 bronces), pese a que ya había comenzado una época de crisis económica para el país. En Atlanta-96, aún en medio de esa circunstancia llamada "Período Especial", Cuba quedó octava entre 197 países, con un saldo final de 25 medallas, de ellas 9 de oro, 8 de plata y 8 de bronce.


Por supuesto, decenas y decenas han sido los títulos mundiales y olímpicos en estos años. En las pesas, Daniel Núñez marcó varias plusmarcas en las categorías de 56 y 60 kgs en los años '70 y '80, y obtuvo oro en Moscú-80, donde impuso récord del orbe y olímpico. En el mundial de Gettysburg-1977, Cuba sorprendió al ser segunda por equipos, detrás de la URSS, y entre otras hazañas, es recordada la de Pablo Lara, que dio relieve a los juegos panamericanos de Mar del Plata con sus marcas de 207 y 207.5 kgs en envión.

En béisbol, popular desde el siglo XIX en la isla, Cuba, en la primera mitad del siglo, tuvo los títulos mundiales de 1939 a 1943, excepto del de 1941, que ganó Venezuela. Con posterioridad, nuestro equipo ocupa la cima panamericana desde los juegos de Cali-71. Proverbial es la abundancia de grandes peloteros en la isla, que sería interminable mencionar. Campeón mundial desde hace varios años, ratificado en el torneo de Italia' 98,  y olímpico en Barcelona-92 y Atlanta-96.

Interminable sería también la lista de boxeadores que han dado fama a la escuela cubana de boxeo en los últimos años, con base en el estilo europeo pero modificada con aportes de nuestros maestros. La escuela cubana de boxeo comenzó su escala ascendente con el título por equipos en Munich'72 y ha dominado en las últimas tres décadas la arena internacional y dado figuras como Teófilo Stevenson (trimonarca olímpico y mundial), Félix Savón (bicampeón olímpico y pentacampeón mundial) y Roberto Balado (tricampeón mundial y monarca olímpico en Barcelona '92).

En cuanto al Voleibol, es recordada la Copa Paul Libaud otorgada a los cubanos en 1978, cuando las mujeres fueron primeras y los hombres terceros en los respectivos mundiales. Los cubanos se han destacado en estos últimos años con cadenas de victorias en la arena internacional, incluidos títulos mundiales y olímpicos (las mujeres ganaron el oro en Barcelona-92 y Atlanta-96), así como estelares lugares en los Grand Prix femeninos y en la Liga Mundial masculina, donde los caribeños conquistaron, invictos en la final, el podio en la edición de 1998. Para concluir el siglo con broche de oro, en el mundial de Japón (1998), las cubanas ganaron oro (tenían el de Brasil-94), lo cual significa dos títulos del orbe y dos olímpicos en una sola década, y los hombres quedaron terceros en igual sede, lo que valió a Cuba otra vez la Copa Paul Libaud.

En el atletismo, resaltan figuras como Félix "El andarín" Carvajal a inicios de siglo, cuarto en la maratón de San Luis-94. "Pepe" Barrientos, quien igualó en los años '20 la marca del hectómetro de 10.2 segundos en manos del estadounidense Charles Braddock. Otros nombres aparecerían con el correr del tiempo, pero la época de los grandes comenzó en los '70 y continuó en los '80, hasta hoy, con Pedro Dueñas (recordista mundial al marcar 17.40 metros en triple saltoAlberto Juantorena durante los panamericanos de Cali-71),  Alberto Juantorena (medallas de oro en 400 y 800 metros en las olimpiadas de Montreal-76, y récord mundial en 1977 en 800 metros), Alejandro Casañas (récord mundial en 110 metros con vallas en Montreal-76), Silvio Leonard (marcó 9.98 segundos en 1977, convirtiéndose en el primer no estadounidense enMaría Caridad Colón correr los 100 metros en menos de 10 segundos), María Caridad Colón (primera mujer latinoamericana campeona olímpica de atletismo, al lanzar la jabalina a 68.40 metros en Moscú-80, récord olímpico). Ya entre los '80 y los '90 aparecen figuras como Maritza Martén (campeona olímpica en disco en Barcelona-92) y los archiconocidos Ana Fidelia Quirot, Javier Sotomayor, Yoelbis Quesada (triple salto) e Iván Pedroso (campeón mundial en salto de longitud con marca de 8.96 metros, nunca  reconocida como récord mundial).

Otros deportes en los que Cuba ha marcado pautas son el judo, la lucha, el baloncesto y la esgrima, con fuertes equipos que atesoran títulos en mundiales y olimpiadas, así como primeras figuras de los rankings mundiales.El inmersionismo cuenta con destacadas figuras, la primera de ellas Deborah Andollo, con récords en varias modalidades. La natación comienza a despuntar, y también el ciclismo

Algunas figuras destacadas de las últimas décadas:

Sotomayor Javier Sotomayor. Salto de altura. En 1984 implantó récord nacional, con un salto de 2.33 metros. Siendo juvenil, en 1986 llegó a la élite mundial con un récord mundial juvenil, 2.36. En 1988, impone récord mundial, con 2.43, en Salamanca, España. Igual marca, pero bajo techo, protagoniza en el mundial de Budapest, 1989, año en que también elevó la marca al aire libre a 2.44, en Puerto Rico. Asediado constantemente por las lesiones, comunes en esa especialidad, Sotomayor volvió a sus andadas en 1993, cuando otra vez en Salamanca sumó un centímetro más y llevó el récord universal a 2.45 metros. Tiene en su haber el título de Barcelona-92, además de preseas doradas en campeonatos y copas mundiales, panamericanos, centroamericanos y Juegos de la Buena Voluntad.

Ana Fidelia Quirot Tras un exitoso ascenso de varios años, Ana Fidelia Quirot tuvo en 1993 un accidente doméstico que casi le cuesta la vida y que puso en peligro su carrera. Muchos pensaron que tras recibir quemaduras en el 40% de su cuerpo y ser sometida a más de veinte operaciones reconstructivas, todo había terminado para la llamada "Tormenta del Caribe". Sin embargo, en el propio 1993 comenzó los entrenamientos y ganó plata en los 800 metros planos en los centroamericanos de Ponce, Puerto Rico. Fue primera en el mundial de Gotemburgo-95 y segunda en los olímpicos de Atlanta-96.

Savon Félix Savón es, según expertos, el mejor boxeador amateur del mundo en los últimos años. Seis veces campeón mundial y dos veces olímpico, se caracteriza por una gran movilidad y pegada. Ha logrado grandes cadenas de invictos (que han durado varios años) y sólo ha sido derrotado en contadas ocasiones.

Omar Linares Omar Linares es uno de los mejores beisbolistas amateur de la actualidad en el mundo. Estelar tercera base y bateador, registra altos parámetros en todas las áreas del juego y ha sido clave en las victorias del equipo cubano.

Rodolfo Falcón Rodolfo Falcón. En Atlanta-96 protagonizó toda una hazaña de la natación, un deporte con poca tradición en Cuba, al alcanzar la medalla de plata en los 100 metros espalda, seguido del también cubano Neisser Bent, toda una promesa. Ambos reafirmaron sus dotes en los Juegos de Buena Voluntad de N.York 98, donde fueron primero y segundo como parte del equipo Resto del Mundo.

Iván Pedroso Iván Pedroso. El 29 de julio de 1995, en Sestriere, Italia, implantó un récord mundial de 8.96 metros en la prueba de salto largo, no reconocido por anomalías de un juez local. Una lesión y posterior intervención quirúrgica le impidieron brillar en Atlanta' 96. En 1997 se impuso en el Campeonato Mundial Bajo Techo de París, Francia. En agosto de ese año dominó en el Campeonato Mundial de Atenas, convirtiéndose en tricampeón en esas lides. Para concluir el año, ganó en los Juegos Mundiales Universitarios y en el Grand Prix, con lo cual fue primero en el ranking del orbe, además de tener la mejor marca del año: 8.63 metros. En 1998, se agenci{o el oro en los Juegos de Buena Voluntad con 8.54.

To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana