Secciones
 Portada
 Nacionales
 Internacionales
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Próximamente
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Deportes Reseñas
Black Bill fue el primero

Antes de que Pincho Gutiérrez fuera a Nueva York con Kid Chocolate, en 1928, ya había conquistado años antes la metrópoli neoyorkina con otro púgil cubano de excepcionales condiciones y colorido: Eladio Valdés, conocido en el ring por el sobrenombre de Black Bill.

Por problemas derivados del juego de dados, el bullicioso y reñidor Black Bill no pudo acompañar al Kid en la gira citada, a la cual se incorporó más tarde, cuando ya Chocolate lo había desplazado del lugar cimero que ocupara en la cuadra de Pincho.

Black Bill perdió dos años en Cuba, no obstante, peleó por la faja del mundo frente al titular mosca Midgest Wolgast, a su regreso a Nueva York. Para entonces, el cubano afrontaba serios problemas con el ojo izquierdo.

Wolgast, un viejo zorro

La pelea entre Wolgast y Black Bill fue el 21 de marzo de 1930, en uno de los dos turnos estelares del Garden. En el otro, Chocolate noqueaba en dos rounds a Al Ridgeway. Pero volvamos a Black Bill: el cubano fue superior en la primera mitad de su pleito con el campeón Wolgast  pero el titular, viejo zorro del ring, advirtió que Bill tenía dañado su ojo izquierdo y se dedicó a golpear contra el otro hasta cerrarlo, dejando a su rival virtualmente ciego sobre el cuadrilátero.

Al descender de la tarima ayudado por sus seconds, Black Bill se abrazó a Chocolate sin decir palabras. Fue el Kid quien rompió el angustioso silencio: No importa que hayas perdido, tú sigues siendo el mejor. Por respuesta, Black Bill, bullicioso y pendenciero, rompió a llorar.

Pelear para subsistir

A su derrota ante Wolgast siguieron otros reveses y con ellos la inevitable soledad, el olvido. Bill peleaba ya para subsistir. Viajó a Puerto Rico, perdió otro combate con Kid Yambó, y pierde más. Se pone en manos de un curandero y finalmente queda ciego para siempre.

Le escaseaba el dinero y los amigos, su esposa lo abandona. El hombre hecho a todas las dificultades, el Bill acostumbrado a la riña callejera, el mismo que enardeció a las multitudes con sus victorias sobre los campeones del mundo Izzi Schwart y Panamá Al Brown, era presa de la desesperación. Nacido en La Habana Vieja rehusa regresar derrotado a su ciudad natal, y malvive en el modesto cuarto arrendado de Harlem.

El triste adiós de Bill

La mañana del 4 de junio de 1934, Black Bill recibió la visita de quien fuera su amante, discuten, ella se niega a seguirle, y Eladio, ciego de los ojos y el corazón, esgrime el arma de fuego que oculta bajo la camisa y dispara al bulto sobre la aterrada mujer, que trata de ganar la puerta. Bill falla el tiro pero, al creer que hizo diana, vuelve el revólver ha´ia sí y se quita la vida.

Triste epílogo para quien, nacido en el barrio de Jesús María, en La Habana, fue valientey audaz. Bill, el pobre Black Bill fue una víctima más del medio en el cual le tocó triunfar y sucumbir.


                                                                                                       Artículos anteriores

-La anécdota que más dolió a Kid Chocolate


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana