Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Deportes Reseñas
Winnipeg, eco triste de la globalización informativa

Por Alina Martínez (AIN)/ Agosto '99

Otra sombra, hostil, gritona y sensacionalista, se cernió como jarro de agua fría sobre los XIII Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá, al revelarse con fuerza la globalización de la desinformación.

Atendiendo más a temas políticos y banales que a marcas, tiempos, victorias y competencias en el terreno del deporte, medios de prensa convirtieron la cita en un verdadero campo de agresiones durante 18 días de calendario.

Con la delegación cubana, el reflejo de la prensa occidental, y sobre todo la local, tomó tonos dramáticos, con presiones inauditas y sospechosos chismes de barrio en páginas y radioemisoras. Las denuncias de Cuba sobre tal agresividad no pasaron inadvertidas para los participantes.

Los 42 jefes de misiones presentes en la cita deportiva panamericana rubricaron un documento de repulsa a las acciones hostiles contra la delegación cubana, que incluso hicieron necesarias medidas especiales para la protección de los deportistas.

Muchos comenzaron a convencerse de que era una campaña para desestabilizar a los atletas, cuando atónitos observaron en un diario que se suponía netamente dedicado al deporte, indicaciones de cómo se podrían refugiar con status político los atletas cubanos.

Tanta fue la alharaca y el desmedido afán por orquestar una maniobra a la que se prestó la prensa globalizada y neoliberal, que (como se dice en Cuba) el tiro les salió por la culata. Las sospechosas filtraciones de información, las mentiras, el ambiente enrarecido y las trampas provocaron cuestionamientos de atletas, delegaciones y periodistas que se respetan.

Una agencia noticiosa reconoció que algunos medios de prensa escamotearon los valores reales de los Juegos Panamericanos de Winnipeg con la manipulación informativa, al referirse más a temas políticos que a récords o actuaciones destacadas.

Para colmo, y como triste botón de muestra de la globalización de la desinformación, varios medios dedicaron despachos y páginas al por mayor a lo que llaman el tema de la mercadotecnia: desde los precios de las entradas, lo recaudado por el comité organizador, hasta el valor monetario de sellos y lo acopiado por las tiendas figuraron como temas obligados de una prensa que se hace cada vez más superficial y mercenaria.

Durante estos juegos, un órgano de prensa llegó a afirmar que el mercado es el motor que da vida a una cita deportiva de este tipo. Como si los atletas y su esfuerzo supremo no fueran lo esencial.

Pocos medios, sin embargo, destacaron la valía de las cinco medallas de oro del gimnasta Erick López, el rey de Winnipeg, el récord mundial de su coterráneo Aranda en las pesas, y casi ninguno estableció debate sobre las imposiciones de cambios en los reglamentos de algunas disciplinas, algo que levantó duras críticas de numerosas delegaciones.

No hubo allí uno solo que se preguntara por qué naciones desarrolladas del norte, como Estados Unidos y Canadá, agruparon a no pocos atletas del Sur de gran brillantez, a quienes, por demás, se les ofrecen mayores recursos de todo tipo. Tal cadena de truculencias ha sido una de las páginas más sucias en la historia del deporte regional y mundial. Aquellos que califican a los de Winnipeg como "los mejores juegos de la historia" al parecer no estuvieron allí.

Después de todo, Cuba se mantuvo en el segundo puesto regional, con 69 medallas de oro, 40 de plata y 47 de bronce, superada sólo por Estados Unidos y aventajando a Canadá por 5 títulos. No valen presiones y manipulaciones cuando hay grandeza deportiva.


Artículos anteriores


-Cuba y los Juegos Panamericanos de Winnipeg
-Más de un siglo de béisbol cubano
-Cuba, segunda patria del béisbol
-La poca suerte de Kid Tunero
-Marrero, el guajiro de Laberinto
-Gilberto Torres....¡Qué pelotero!
-Historia de los triple plays: Acebey  hizo recordar...
-El deporte cubano: un genuino campo de honor

-Mundial de voli 1998: las cubanas campeonas para una centuria
-José de la Caridad Méndez: el Diamante Negro
-Otro grande del boxeo cubano: Black Bill fue el primero
-La anécdota que más dolió a Kid Chocolate


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana