Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Club-DX
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Cultura Reseñas

El Barrio Chino visto por Carpentier

Por María Elena Balán

Pequeñas ciudades dentro de la gran ciudad tenía La Habana de las primeras décadas del siglo XX. Entre ellas estaba el Barrio Chino, descrito por Alejo Carpentier en una de sus magistrales conferencias en la capital en 1976 y recogidas en un volumen por la Editorial Letras Cubanas.

Destacaba Carpentier que a partir de la denominada Danza de los Millones, motivada por un alza en los precios del azúcar durante la Primera Guerra Mundial, el Barrio Chino tomó una importancia enorme y se llenó de mercaderes ricos, que vendían sus diversos artículos, los cuales constituían puntos de atracción para los numerosos transeúntes.

Allí se celebraban las fiestas del Dragón, todo un espectáculo, mientras el teatro Shangai fue en una época uno de los más extraordinarios de América Latina.

Relataba Alejo Carpentier en una conferencia sobre las tres primeras décadas de este siglo en La Habana, el auge que tuvo el Barrio Chino.

Ricos mercaderes se sentaban a la entrada de sus tiendas, ofreciendo al transeúnte información sobre las vajillas, sederías y perfumes que allí vendían, así como las más eficaces mercancías, llegadas desde el oriente asiático.

Fueron esos hombres acaudalados quienes contrataron en Cantón, Shangai y San Francisco, a algunas de las compañías chinas de artes dramáticas más importantes de ese tiempo.

Así pudo verse en La Habana durante todo un año a una de las más grandes actrices chinas de la pasada centuria, llamada Won Sin Fon. Mujer de belleza extraodinaria, bailarina y un poco acróbata, conocía todos los papeles y representó los grandes clásicos del teatro de su país.

Recordaba Alejo Carpentier en una conferencia magistral recogida en un libro por la editorial Letras Cubanas que para él y sus amigos, el teatro chino colmaba el deseo de exotismo, encendido tras la lectura de poesías de Rubén Darío, Julián del Casals y Poveda.

Todos ellos iban al teatro chino a ver a Won Sin Fon y aprendieron la simbología de aquel arte, como que el personaje vestido de azul es invisible y que una varilla con unos nudillos y unos nudos de cinta eran un caballo.

Reconocía Carpentier, al referirse a esa época de esplendor del Barrio Chino en La Habana y del teatro, en específico, cómo él y sus amigos conocieron con cierta envidia que un joven cubano de la época llegó a tener amores con la famosa actriz, para ellos la materialización del exotismo chino.


Artículos anteriores


-Mary Juana o el Arte para creer
-El Cine cubano: dosis de optimismo...
-Multitudinario encuentro en la Fortaleza del Libro

-Un año en defensa de la Cultura y la Identlidad
-Un hispanista cubano: Don Fernando Ortiz
 
-
Agustín Lara: ridículamente cursi...eternamente recordado

-
La Cultura cubana: tiempo de audacia
-
Avatares del Cartel cubano
-
Venezuela en el lente y el pincel

-Carlos Enríquez, el controvertido artista cubano del pincel
-Chucho Valdés tiene mayores satisfacciones que el Grammy
-
Mural de Portocarrero recupera su esplendor
-
Y entonces... se hizo el primer libro en Cuba
-
Una poetisa cubana que iluminó a la lengua española

-
Sindo Garay: el Gran Faraón de Cuba

-
Hielo para una tormenta
-
Cuando el ballet no es para un público, sino para todo un pueblo
-Los Van Van en Miami: la cultura cubana venció a la histeria anexionista
-
Benny Moré: la fama no cae del cielo
-
Romeu, el mago de las teclas
-
"Cuba, qué linda es Cuba" cumple 40 años
-
Los cubanos esperan a la Avellaneda
-
Hemingway en La Habana
-
Eugenio Florit, duelo en la lírica cubana
-
Eduardo Galeano: la realidad no es un destino, es un desafío...
-
Rosario Flores, torbellino escénico que confía en sus propuestas
-
La verde espiga de la paz
-
A Grandinetti y a Titón la vida no les dio tiempo
-
Hemingway como parte de Cuba
-Casa de las Américas: Breve cronología de un Premio

-Una nueva era para el Castillo de la Punta
-La Música: elemento indispensable en el cine
-Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos:
40 años de una novedosa mirada

-Alicia Alonso, la más extraordinaria Giselle
-Joseíto Fernández, el caballero humilde
-Bola de Nieve: "yo soy la canción"
-Cuba: un caleidoscopio religioso
-Ballet Nacional de Cuba: un nuevo aniversario


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana