Secciones
 Portada
 Nacionales
 Internacionales
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Próximamente
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Cultura Reseñas

El Ballet Nacional de Cuba: un nuevoAlicia Alonso, Prima Balerina Assoluta de Cuba aniversario 

 

Por Mercedes Borges Bartuti

Ya casi termina el siglo y Cuba continúa siendo centro de atención para el mundo, por diversos motivos. En materia de danza, esta pequeña isla ha demostrado que entrará en el siglo XXI con una escuela de Ballet que se impone a pesar de los pro y los contras.

El 28 de octubre de este año, el Ballet Nacional de Cuba inicia la celebración de su aniversario 50, en la Sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana. Para entonces hay grandes expectativas, porque se espera lleguen a nuestro país importantes figuras de la escena internacional y antiguos miembros de la compañía cubana. Aunque aún no se han dicho nombres, los aficionados dan riendas sueltas a su imaginación, que quizas no esté muy distante de lo que pueda suceder a finales de año en esta capital.

Ni siquiera el ruso Nikolai Yavorsky se imaginó que aquellas primeras clases de ballet en el escenario del teatro Auditorium pudieran trascender. Nadie pensó que de aquel grupo de jóvenes soñadores surgirían los fundadores de la Escuela Cubana de Ballet, pero la historia es bien conocida. Alberto Alonso fue el primer muchacho que rompió con los prejuicios de la época y comenzó a estudiar en Proarte Musical. Luego su hermano Fernando siguió por ese camino, y al casarse con Alicia Martínez, en 1938, formaron un trío memorable.

Por azar de la vida, en 1943 Alicia Alonso se convirtió en punto de atención de los críticos de Nueva York, al sustituir a la máxima bailarina del Ballet Theatre en el rol titular de Giselle. Parecía que el destino del ballet cubano estaba escrito, o, al menos, sus protagonistas ya tenían nombres. Fernando, Alicia y Alberto Alonso fundaron en 1948 la compañía que llevaba el nombre de la gran balerina, y que, por circunstancias muy específicas, reunió en La Habana a un sobresaliente grupo de bailarines del Ballet Theatre de Nueva York. Desde entonces, el nombre de Cuba aparece entre la elite de la danza mundial.

En 1950, los Alonso formaron una escuela, y nueve años más tarde reorganizaron el Ballet Nacional de Cuba, al que continuaron sumándose figuras prestigiosas. En 1960, el Concurso Internacional de Ballet de Varna, Bulgaria, descubrió para el mundo lo que luego se conoció como el "fenómeno cubano". A partir de entonces, se comenzó a hablar a nivel internacional de la Escuela Cubana de Ballet, término acuñado por el crítico inglés Arnold Haskell, un hombre que contribuyó en gran medida a la definición teórica de lo que sucedía en la Isla.

El genio de nuestros bailarines comenzó a manifestarse por un gusto evidente, lo cubano como hecho estético traía la elegancia heredada culturalmente de sus ascendientes hispanos y africanos. El ballet de Cuba logró un desarrollo inusitado; generaciones como las llamadas "cuatro joyas" o las "tres gracias", además de talentosas figuras masculinas, arrastraban tras de sí a un público eufórico que los seguía en cada función. El espíritu de la danza se apoderó de nuestro país y el ballet se convirtió en Cuba en un arte serio y respetado.


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana