Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Cultura Reseñas
Eugenio Florit, duelo en la lírica cubana

Por Juan Emilio Fríguls/ Julio '99

A los 97 años de edad, acaba de fallecer en tierra norteamericana, donde residía desde 1940, el poeta Eugenio Florit.

Nacido en Madrid en 1903, pero traído a La Habana desde temprana edad, su formación y creación literarias tuvieron cauce en la isla, desde donde alcanzó renombre en el ámbito de la literatura iberoamericana.

Reconocido en la antologías como Poeta de Cuba, Eugenio Florit estuvo considerado, después del óbito de Dulce María Loynaz y de Gastón Baquero, como uno de los autores vivos más trascendentes de fin de siglo de la lírica cubana.

Agotadas las ondas de nuestro modernismo, Florit, con Mariano Brull, Emilio Ballagas y Nicolás Guillén, sacaron a nuestra poesía de las trivialidades del vanguardismo hacia un terreno de seriedad creativa.

En 1927, Eugenio Florit alcanza nombradía con sus 32 poemas breves, que habrá de enriquecer en años posteriores, e incluso a inicios de esa década, con nuevos versos que expresan su estatura de escritor cubano y universal.

Hombre de fe cristiana, credo que marca buena parte de su obra, Florit compuso "Martirio de San Sebastián", trascendente para la poesía religiosa cubana. Su bibliografía, que refleja su calidad poética, abarca "Trópico", de 1930; "Conversación a mi padre", de 1949; "Asonante final" y "Lo que que queda", publicada en 1995.

Florit colaboró en la revista Clavileño y en otras publicaciones de la década del '40 junto a Cintio Vitier, Angel Gaztelu y Eliseo Diego, con poemas escritos en La Habana o en Nueva York, donde vivió por más de 40 años, hasta su muerte.

A su llegada a Estados Unidos, tras un breve paréntesis en el consulado de Cuba en Nueva York, el poeta ingresó en varias escuelas como profesor de literatura española, labor que desempeñó hasta su jubilación.

En el Barnard Colege, de la Universidad de Columbia, ayudó a formar a numerosos estudiantes interesados en el tema de la cultura española. Al igual que destacados escritores hispanos que cubrieron cátedras en Norteamérica, Eugenio Florit fue no sólo un docente, sino también un promotor de actividades culturales en diversas instituciones, entre ellas el Instituto Hispánico.

El escritor Pablo Armando Fernández, durante su estadía en Nueva York, comprobó el apostolado intelectual del poeta, que hizo de su obra una clave de vitalidad para la creación de espiritualidad y belleza.


Artículos anteriores


-Eduardo Galeano: la realidad no es un destino, es un desafío...
-
Rosario Flores, torbellino escénico que confía en sus propuestas
-
La verde espiga de la paz
-
A Grandinetti y a Titón la vida no les dio tiempo
-
Hemingway como parte de Cuba
-Casa de las Américas: Breve cronología de un Premio

-Una nueva era para el Castillo de la Punta
-La Música: elemento indispensable en el cine
-Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos:
40 años de una novedosa mirada

-Alicia Alonso, la más extraordinaria Giselle
-Joseíto Fernández, el caballero humilde
-Bola de Nieve: "yo soy la canción"
-Cuba: un caleidoscopio religioso
-Ballet Nacional de Cuba: un nuevo aniversario


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana