Secciones
 Portada
 Nacionales
 Internacionales
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Próximamente
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Ciencia Reseñas
Unidades de diagnóstico de la contaminación atmosféricaInversión térmica

Por Magaly Lahera

La contaminación del aire constituye uno de los problemas ambientales más graves en todas las ciudades del mundo. En los países desarrollados, debido al alto volumen y diversificación de la producción industrial y el intenso flujo de vehículos automotores.

En las naciones sumidas en el atraso económico, las causas están en la inadecuada planificación de las escasas industrias, el uso de tecnologías obsoletas, la mala calidad del saneamiento básico y el incontrolado crecimiento urbanístico.

Cuba no es un aparte en esta problemática, que en la Isla tiene su origen en deficiencias en ciertas cuestiones de las planificación territorial en cuanto a la ubicación de asentamientos industriales y humanos, así como en el empleo de viejas tecnologías, entre otras razones.

Desde la década del '70, en Cuba se realizan acciones de prevención y control de la contaminación del aire. Con vista al perfeccionamiento de ese trabajo, surge la iniciativa de crear las Unidades de Observación, Diagnóstico y Pronóstico de la Contaminación Atmosférica, materializadas desde principios de 1998.

Al respecto, Reinaldo Díaz Veliz, experto en la materia, explica: "se trata de un sistema que busca obtener los elementos higiénico-epidemiológicos necesarios para determinar la situación ambiental que afecta la salud humana, crear una dinámica de vigilancia y posibilitar la correción de los factores de riesgo, es decir, integra aspectos higiénico-sanitarios con problemas de salud de una localidad, relacionados fundamentalmente con afecciones respiratorias y asma bronquial".

Según el especialistas, las Unidades de Observación, Diagnóstico y Pronóstico de la Contaminación Atmosférica operan en tres niveles de tipo territorial: el primero se corresponde con la atención primaria, el segundo con áreas de salud municipales y el tercero con la provincia, siendo el nivel nacional el que jerarquiza las acciones y establece estrategias.

Así, explica Veliz, se insertan diferentes instituciones, como consultorios del médico de la familia, policlínicos, hospitales, centros provinciales de higiene y epidemiología, entidades docentes y otras. Al sistema se integra, por tanto, un personal técnico-profesional con dominio del universo bajo su atención, e incluye también a ingenieros, geógrafos, estadísticos y otros.

En busca de un aire limpioDe noche en el malecón de La Habana

Subraya Reinaldo Veliz que gracias al Sistema Nacional de Salud vigente en la isla, que facilita el control higiénico-epidemiológico desde la comunidad, estas unidades logran su cometido.

En ello desempeña un papel clave el flujo de información, que permite conocer tanto los factores de riesgo ambiental (biológicos, químicos o derivados de cambios climáticos), como los grados de exposición de la población y los efectos en la salud humana.

El jefe del Programa de Contaminación Atmosférica y Salud del Ministerio de Salud señala que, tras el análisis de los datos, se diseñan políticas correctivas de la situación. El especialista relata que el primer sistema se instaló en el área de salud Catorce de Junio, del municipio habanero de 10 de Octubre. El territorio, con una extensión de 15 kilómetros cuadrados, está al sur de la zona centro de la capital cubana y es fronterizo con los municipios de La Habana Vieja y Regla, sedes de importantes fuentes de polución como una termoeléctrica, planta de gas, vertedero de desechos sólidos, el puerto...

Se comprobó que los niveles de gases y humo derivados de tal contaminación coincidían allí con la incidencia de enfermedades respiratorias y crisis agudas de asma bronquial, lo cual, a su vez, elevaba las urgencias en unidades asistenciales del territorio. Como resultado de la investigación, se decidió cerrar el vertedero de desechos sólidos, principal fuente contaminante del aire, se fortalecieron la atención primaria ambiental y la asistencia médica al paciente asmática, y se estableció el control sobre las fuentes de la polución.

Luego de esos beneficios, comenta el especialista, se decidió instalar dos nuevas unidades en La Habana Vieja, que comenzarán a funcionar próximamente.


Artículos anteriores

-Hitos de la ciencia

-Aplicadas 40 millones de dosis de vacuna antimeningocóccica cubana en 10 países


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana