Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 NNC por dentro
 Club-DX
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Che en Bolivia

Che en Bolivia

Crónicas sobre la historia de la guerrilla que dirigió Ernesto Che Guevara en Bolivia

Por Roberto Varona Fleitas

 

 

 

Capítulo 30: "Las altas cumbres saludan a Fidel"


Al tiempo que la victoria guerrillera en Samaipata volvía a colocar en primeros planos la lucha armada revolucionaria en Bolivia, la CIA yanqui acrecentaba su campaña de infundios sobre los objetivos de la fuerza armada rebelde y los vituperios contra el movimiento revolucionario.

Frente a las calumnias contra Che y la Revolución cubana que se divulgaban por la prensa boliviana, sometida a la censura oficial, los estudiantes universitarios decidieron editar, clandestinamente, los discursos de Fidel Castro, del propio Guerrillero Heroico, y otros materiales que recogían la verdad del proceso revolucionario en Cuba.

Esa tarea la enfrentaron varios dirigentes estudiantiles en la ciudad de Cochabamba y fue tal el interés que esos documentos provocaron, que algunos de ellos fueron editados varias veces, sin que la Dirección de Investigaciones Criminales (DIC), descubriera a los responsables. Fue una acción de extraordinario valor en solidaridad con Cuba.

Otras acciones populares sobrevendrían, pese a la creciente ola represiva que ya había llenado todas las cárceles y obligado al gobierno del general Barrientos a crear nuevos campos de concentración en zonas inhóspitas de las selvas del norte.

Por aquellos días, el entonces alcalde de la ciudad de La Paz sugirió hacer una manifestación que demostrara al mundo cuánto odio supuestamente existía en Bolivia respecto a la Revolución cubana. La acción consistiría en colocar miles de antorchas que formarían, en gran tamaño, las letras de una injuriosa frase contra el líder del pueblo cubano.

Esas antorchas serían situadas en las laderas de uno de los cerros que bordean la hondonada donde se asienta la capital boliviana, y serían encendidas en la noche del 26 de julio.

Lo más infamante de la idea radicaba en que debían ser los propios indios cholos, pobladores de las villas miseria que se extienden por aquellas elevadas colinas, quienes debían ubicar convenientemente y encender las teas en la noche prefijada.

Los hachones fueron financiados por varias organizaciones de las llamadas «caritativas», integradas por damas de la alta burguesía boliviana de entonces, así como por la Falange Anti-Comunista de Bolivia.

Todo ocurrió como previeron los reaccionarios...Todo, hasta el atardecer del 26 de julio de 1967. Al caer la fría noche, desde la ciudad -y especialmente desde la Avenida 16, principal arteria donde se concentraba la alta burguesía boliviana- se apreciaban las ardientes antorchas.

Sin embargo, luego de transcurridos los minutos iniciales, cuando creyeron que la ofensa estaba consumada, sucedió algo que transformó la euforia de los organizadores en una verdadera frustración.

En la crónica que escribió acerca de los sucesos de la noche del 26 de julio de 1967 en La Paz, el periodista boliviano Rubén Vázquez Díaz narró:

"(...) Las «damas cristianas» sólo olvidaron un pequeño detalle: esos cholos son muy empecinados (...) A ellos les han pagado y ellos han colocado las antorchas, es cierto, pero después de media hora un cambio menor en las posiciones de las flamantes antorchas (...) puede ser notado desde allá abajo en la ciudad (...)

"Las antorchas se están moviendo allá arriba, donde la «gente blanca» va muy rara vez, y mientras la mitad de la ciudad está mirando fijamente con sorpresa hacia las montañas, una nueva palabra es formada: «VIVA FIDEL CASTRO»".

Y cundió el desaliento y la rabia entre quienes creyeron que podrían utilizar las manos de los desposeídos para consumar la afrenta. Se equivocaron.

Porque aquel 26 de julio, a más de tres mil metros de altitud, las llamaradas luminosas aclamaron alegres el símbolo de la Revolución por la definitiva independencia de América.


Capítulos anteriores


Capítulo 29: "Samaipata"

Capítulo 28: "Tuma en la memoria del pueblo boliviano"

Capítulo 27: "Como a un hijo"

Capítulo 26: "Paulino jamás traicionó"

Capítulo 25: "La paz de Muyupampa"

Capítulo 24: "Novedades de la CIA contra el Che"

Capítulo 23: "Se extiende el apoyo popular"

Capítulo 22: "Cobre ensangrentado"

Capítulo 21: "El impacto de la guerrilla"

Capítulo 20: "Crisis en el ejército boliviano"


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana