Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial
La Batalla por el Este de Europa

Por Arnaldo Musa

Estados Unidos sigue siendo el motor principal del plan contrarrevolucionario de expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Washington recolecta los frutos de su victoria en la Guerra Fría y consolida sus planes de convertir a los países del este de Europa en sus satélites, con lo cual recuerda el intento de Hitler de mover su llamado Gran Poder al este europeo.

No importa que el matiz sea ahora más sutil, adquiera carácter "civilizado", con la instrumentación legal requerida para la inclusión desde hace poco de Polonia, Hungría y la República Checa en la OTAN, algo calificado por su secretario general, Javier Solana, como "un triunfo de la justicia".

Como se puede apreciar, Estados Unidos presenta a Rusia un hecho consumado y largamente elaborado.

Promesa poco seria

La OTAN ha asegurado que no desplegará armas nucleares en los países que se incorporaron este año a sus filas. Pero (siempre hay un pero), es posible que, en ciertos casos, pueda utilizar bases móviles para armas tácticas, principalmente artillería y minas nucleares, así como instalar rampas de lanzamiento de misiles con la mortífera carga, si las circunstancias lo requiriesen.

Sobre la puesta o no de tales armas en estos países, se carece de un acuerdo formal, pero los analistas coinciden en señalar que, en estos tiempos, la OTAN hace muchas veces lo que le viene en gana.

Hace dos años fue firmado en París un documento sobre las relaciones entre Rusia y la alianza, y lo único positivo fue impedir una confrontación directa o una "pequeña guerra fría".

Sin reciprocidad

Antes de la reunificación de Alemania, la Unión Soviética prometió retirar sus tropas de la República Democrática Alemana y disolver el bloque militar del Pacto de Varsovia.

En respuesta, los líderes de Alemania Federal, Inglaterra y EE.UU prometieron que la OTAN no avanzaría ni una pulgada. Por supuesto, todo fue una burla. Hace años que la OTAN "debió jubilarse", pero se ha vuelto más activa y agresiva, como lo demuestran, entre otros hechos, los ataques contra Yugoslavia, o la reciente invasión de EE.UU y Gran Bretaña contra Iraq.

Todo ello afectará indudablemente a la clase obrera, porque significa más gastos del Pentágono, mayor prosperidad de la industria armamentista, sumisión de los pueblos de esa región europea a las corporaciones y explotación a todos los niveles de los trabajadores.

Sólo la unidad y la lucha popular, conjugadas con un firme plan de rechazo a la expansión bélica, podrán detener el avance imperialista.


Artículos anteriores


-Cuba en la avanzada educacional
-Mirando a fondo: ficciones a término de siglo
-Nuevas medidas de Estados Unidos: una acción con fines subversivos
-Cuba por dentro: en beneficio de todos

-
Ante una nueva maniobra yanki...Cuba no acepta limosnas
-Cubanos en el MIDEM Latino: Los oídos sordos de Miami
-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana