Secciones
 Portada
 Nacionales
 Internacionales
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Próximamente
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial

Nuevas medidas de Estados Unidos: una acción con fines subversivos

Por Nidia Díaz

El envío de remesas monetarias por parte de cubano-americanos residentes en Estados Unidos a sus familiares en Cuba, figura de nuevo en las medidas adoptadas por el gobierno norteamericano el cinco de enero pasado.

En otras oportunidades, estas han sido autorizadas o suspendidas según el rumbo que marcara la política de Washington hacia la isla. Sin embargo, se mantiene inalterable que los cubanos residentes en ese país seguirán siendo los únicos a quienes se les ponga límites para el envío de ayuda a sus familiares.

En estas medidas, que las autoridades norteamericanas quieren hacer aparecer como flexibles y novedosas, no se amplía absolutamente nada lo ya establecido, pues sólo podrán mandar trescientos dólares por trimestre como estaba establecido, mientras cualquier otro emigrante puede enviar la cifra que desee.

En el anuncio hecho por Washington sobre las remesas que envían los cubanos que viven en Estados Unidos a sus familiares en Cuba, persiste la discriminación contra ese grupo nacional, pues se mantienen los controles y la vigilancia, para que no manden más de lo estipulado, y si lo hacen pueden enfrentar fuertes sanciones.

Como elemento novedoso, añadieron la posibilidad de que otras personas o entidades norteamericanas puedan enviar dinero a similares, según cuidadosa selección, aunque no sean sus parientes, con el claro propósito de favorecer la subversión y la contrarrevolución.

De esta forma, las autoridades estadounidenses utilizarían en su guerra contra Cuba a otras instituciones. Nuestro pueblo, que no se deja confundir ni engañar reaccionará firmemente a este nuevo intento de agresión.

El gobierno de Estados Unidos limita la ayuda que pueden enviar los cubanos residentes en su país a sus familiares en Cuba, y en cambio alienta a instituciones para que sean instrumento para el soborno, para buscar el modo de fabricar traidores en nuestro territorio.

Washington quiere propiciar en Cuba lo que prohíbe en su país, pues tiene leyes severas que castigan a quien reciba ayuda material o económica del extranjero.

Insultan nuestra dignidad y soberanía, y si son capaces de esto, cómo no van también a ofender a las iglesias al decir que cualquiera en esa nación le puede enviar dinero a organizaciones religiosas, para promover en Cuba lo que ellos llaman el tránsito hacia la democracia, en una ayuda empañada por el  condicionamiento.

Ahora, además del presupuesto federal que destinan a la contrarrevolución, quieren utilizar a otros en la agresión contra nuestra isla. Olvidan el patriotismo y la voluntad de los cubanos.


Artículos anteriores


-Cuba por dentro: en beneficio de todos
-
Ante una nueva maniobra yanki...Cuba no acepta limosnas
-Cubanos en el MIDEM Latino: Los oídos sordos de Miami
-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana