Secciones
 Portada
 Nacionales
 Internacionales
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Próximamente
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial
Cubanos en el MIDEM Latino

Los oídos sordos de MiamiCompay Segundo

Por Pedro de la Hoz/Granma

Ya están de regreso en la Patria los músicos cubanos que participaron, luego de arduos avatares, en la segunda edición de la feria internacional del disco MIDEM Latino, que concluyó en el Centro de Convenciones de Miami Beach.

Lo acontecido en el escenario de esa instalación floridana la noche del miércoles 26 de agosto adquirió un relieve inusitado: Chucho Valdés e Irakere, Omara Portuondo, Guillermo Rubalcaba y su charanga y Compay Segundo, enlazados en el bien llamado espectáculo Leyendas Cubanas, ofrecieron interpretaciones de altísima calidad de un repertorio que fundamenta el señorío de una música que, desde su indiscutible matriz insular, alcanza un relieve universal.

El espectáculo comenzó a las seis de la tarde, exclusivamente para delegados e invitados acreditados a la feria, que colmaron el recinto desde bien temprano, apenas se anunció la posibilidad real del concierto, pues hasta última hora hubo una intensa puja entre los organizadores del MIDEM y la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) -agencia con sede en España que asumió el patrocinio de la representación cubana- y las autoridades locales, temerosas de que la demostración artística originara un conflicto en la caldeada atmósfera política que rodeó la participación de artistas provenientes de la Isla en el evento.

Los artistas cubanos respondieron a las expectativas: demostraron no sólo su maestría sino también los valores de una creación que ha hecho decir a muchos que Cuba es una de las más importantes reservas musicales del planeta en este fin de siglo. Asimismo respondieron a la altura de su dignidad humana y sus más genuinos ideales patrióticos.

Leyendas cubanas debió presentarse el martes 25 por la noche, durante la jornada inaugural de MIDEM, pero con la excepción de Compay Segundo y sus Muchachos quienes realizaron sus trámites migratorios en un país europeo, los restantes artistas sólo recibieron el visado en la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana el propio martes al filo del mediodía y pudieron embarcar hacia Miami pasadas las cinco de la tarde. En suma, era imposible llegar a tiempo al Centro de Convenciones.

Entre el Departamento de Estado y el Servicio de Inmigración de los EE.UU. se prodigaron las excusas burocráticas para dilatar la entrega de los visados. Cada vez que la prensa trató de indagar las razones de la demora, portavoces de uno y otro organismos eludieron explicaciones convincentes, como consta en los despachos cablegráficos de diversas agencias transmitidos durante los días precedentes a la apertura de la cita.

El día 24, EFE reportaba desde Washington que "un portavoz del Departamento de Estado norteamericano justificó la tardanza en la emisión de los visados alegando que los músicos cubanos aún están en proceso de solicitar de nuevo el permiso para entrar en este país. No se habían llenado las solicitudes apropiadas para el tipo de visa necesaria, la P 3, que es la específica para los artistas", dijo la fuente. A fin de cuentas se trataba de una torpe salida ante un hecho incuestionable: la administración norteamericana, a tono con la intolerancia de los más retrógrados círculos cubano-americanos de Miami, hizo todo lo posible por incrementar tensiones y contribuir al enrarecimiento del clima en que se debía desarrollar la feria.

Compay Segundo fue el único que pudo actuar en la noche del martes. Su presentación resultó accidentada: a los cincuenta minutos de haber comenzado el concierto, este fue interrumpido y los asistentes desalojados ante la amenaza de una bomba. Tanto antes de ese concierto como a lo largo del miércoles, elementos anticubanos se manifestaron frente al Centro de Convenciones en una actitud agresiva contenida por las fuerzas del orden solicitadas por los organizadores para evitar lo peor.

Siempre los artistas cubanos, tanto desde que se anunció su presencia en MIDEM como durante su breve estancia en Miami, manifestaron el carácter artístico de su encomienda. La politización de la feria fue asunto exclusivamente manipulado por parte de las autoridades locales de Miami -bastante desprestigiadas por escándalos de corrupción- y por los grupos más recalcitrantes de esa comunidad, envenenados por el odio y la impotencia.

Como botón de muestra sirva la negativa del gobierno local a que la gala inaugural se realizara en el Palacio Vizcaya, en virtud de un decreto de 1986 que prohíbe que las instalaciones municipales tengan el menor contacto con personas e instituciones cubanas o extranjeros que tengan vínculos con Cuba. Ese decreto fue esgrimido el año pasado para impedir que los músicos cubanos estuvieran presentes en la primera edición del MIDEM y obligó esta vez a los organizadores a prescindir de asistencias oficiales y apoyarse únicamente en patrocinadores privados.

Ahora bien, hay otra parte del asunto -por cierto, bastante minimizada por agencias cablegráficas y medios de prensa- que requiere ser denunciada: MIDEM es una feria de la industria discográfica. Más de 4 000 representantes de casas disqueras y agencias han estado presentes. Sin embargo a los empresarios cubanos se les negó la visa para acceder a ese sitio de promoción y concertación. Para los representantes de ARTEX y EGREM, RTV Comercial y los Estudios Abdala no hubo siquiera una respuesta ni de parte de las autoridades migratorias ni del Departamento de Estado. Fueron víctimas de un trato discriminatorio, condenable, que retrata de cuerpo entero la verdadera esencia de un pensamiento culturalmente antidemocrático, sectario y fundamentalista.

Los oídos sordos de Miami, y de quienes les hacen el juego a los elementos anticubanos atrincherados en la sociedad floridana, no quieren escuchar el sonido prevaleciente en el ámbito de la industria cultural, que es el de reconocer la multiculturalidad y las posibilidades de diálogo e intercambio en el mundo contemporáneo. Miami no es la plaza adecuada para el MIDEM Latino. Los hechos así lo prueban.


Artículos anteriores

-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


To top
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana