Secciones
 Portada
 Cultura
 Ciencia
 Economía
 Deportes
 Historia
 Especial
 Cibernovela
 Mujer
 Publicaciones
 Granma
 Granma Int.
 J.Rebelde
 AIN
 Trabajadores
 Opciones
 Tropicana
 Acuarela
 Cubaweb
 Varios
 Cuba en cifras
 Grandes eventos
 Reseñas
 Solidaridad
 Clasificados
 NNC por dentro
 Club-DX
 Servicios
 Correo

aaaaaaaaaaaaaaaaa

Especial
La gran plaga

Por Néstor Núñez/ Septiembre '99

Como un temible enjambre que cobra vidas a diestro y siniestro, las armas ligeras proliferan ilegalmente en muchas partes del planeta sin el más mínimo control.

Entidades internacionales preocupadas por el creciente tráfico de armas pequeñas aseguran que se trata de un negocio de miles de millones de dólares, que involucra a grupos terroristas, criminales comunes, traficantes de drogas, mercenarios, organizaciones de extrema derecha y funcionarios venales.

En ese sentido, y para poner coto a tan peligroso tráfico, se ha propuesto la firma de una convención internacional que coarte la actividad de los mafiosos y deje la circulación de dicho armamento en manos de gobiernos y entidades responsables.

Actualmente, existen más de 500 millones de armas ligeras ilegales en el mundo.

La mayoría de las armas ligeras ilegales que circulan por el planeta son producidas por los consorcios bélicos de las naciones industrializadas, pero por lo general van a parar, y matar, al Sur.

La colección es enorme, e incluye variadas gamas de fusiles de asalto, ametralladoras, pistolas, minas terrestres, granadas, morteros de pequeño porte, y, últimamente, misiles de igual categoría.

Según los datos disponibles, el 40% del flujo internacional de armas pequeñas corre a cuenta de los traficantes y, por tanto, usa cauces ilegales. Son las armas que se utilizan para atentados terroristas, guerras étnicas, masacres y otros actos de barbarie que en estos tiempos sacuden a numerosos países, especialmente del conglomerado de pueblos empobrecidos.

Mientras estos traficantes amasan millones de dólares en ganancias, sólo en Africa Occidental dos millones de personas perdieron la vida desde inicios de la década debido a conflictos donde la incidencia de esos pertrechos fue fundamental.

Gracias al robo y la comercialización ilícita de diamantes y oro, por ejemplo, el cabecilla Jonás Savimbi accede a los arsenales de los traficantes y rearma a sus tropas, que asesinan y cometen actos atroces en territorio de Angola.

Los grupos de vándalos armados a nivel internacional han involucrado forzosamente a más de trescientos mil menores de 17 años en sus acciones; obstaculizan la ayuda internacional a las víctimas de los conflictos que les reportan ganancias, e incluso más de una vez han asesinado a funcionarios neutrales y representantes de la prensa.


Artículos anteriores


-Siglo nuevo, saldo viejo
-Los desplazados del Norte
-Un año de desastres
-Guerra contra Yugoslavia: los extraños vencedores
-El siglo de los desplazados
-El otro gran negocio
-
¿Por qué Yugoslavia y no Turquía?
-Mirando a fondo tras las bombas
-La Batalla por el Este de Europa
-Cuba en la avanzada educacional
-Mirando a fondo: ficciones a término de siglo
-Nuevas medidas de Estados Unidos: una acción con fines subversivos
-Cuba por dentro: en beneficio de todos

-
Ante una nueva maniobra yanki...Cuba no acepta limosnas
-Cubanos en el MIDEM Latino: Los oídos sordos de Miami
-Estados Unidos, ¿un pedazo del Paraíso?
-La Florida hoy


Up
Copyright 1998

Derechos Reservados
Radio Reloj, La Habana